Don Francisco Guyot: Panadero y Bodeguero

Don Francisco Guyot nació en Francia, decidió venir a trabajar a la Argentina y en 1889 se radicó en San Rafael, en la recientemente creada Colonia Francesa.

En primer término instaló un molino harinero, ya sabemos que había en la zona plantaciones de trigo y él elaboraba la harina y la vendía en bolsas, aunque también traía desde Buenos Aires, marcas que en ese momento eran importantes.

Luego  importó las primeras maquinarias de elaboración mecánica del pan,  que hubo en la zona  e  instaló, no sé si la primera panadería, pero sí la primera mecanizada, que hubo en Colonia Francesa, pues todas las otras eran artesanales. Se llamaba panadería El Diamante.

Con motivo de la inauguración de su panadería, preparó un importante desfile, todos los carros de reparto tirados por caballos, alrededor de diez, pasearon por las calles céntricas del San Rafael antiguo, el que iba en primer lugar, conducido por don Francisco, llevaba un pan de muestra, de más de dos metros de largo. Con ese pan se hicieron fotografiar en la puerta de la panadería, el Sr.Guyot con todos sus empleados.

En 1908 adquirió unas tierras a don Rodolfo Iselín, una finca de 12 ha, en El Cerrito, en las que plantó viñedos y otras 10 ha más en Cuadro Nacional, el resto de esta finca, 23 ha estaba plantada con alfalfa.

Contrajo matrimonio con doña Alicia Magnenat, de origen suizo. Del matrimonio nacieron tres hijas, una de ellas Ana Enriqueta, nacida en 1900, se casó con don Jorge Calzada, quien fue Intendente de San Rafael. Ella fue una muy querida y excelente  profesora de Historia de la Escuela Normal, fue profesora mía y  gran parte del amor que siento por la Historia, se lo debo a ella.  Vivieron con su esposo e hijas, en un hermoso chalet en la segunda cuadra de calle El Libertador, en cuyo jardín creció, por muchos años, una Araucaria Araucana, proveniente de Neuquén. Hoy en ese sitio se ha instalado la Universidad Champagnat.

Una de sus hijas, Alicia, fue profesora en la escuela Normal  y  pintaba maravillosamente bien, se casó con el Dr. Genovesi y fueron los padres del Dr. Marcelo Genovesi.

Como todos los propietarios, una vez que tuvo los viñedos, don Francisco construyó una bodega en El Cerrito, junto a la finca, era pequeña, porque sólo producía 400 bordelesas anuales, pero de gran calidad. Al vino lo vendía bajo la marca Guyot.

Esta bodeguita estaba ubicada en un callejón, actual callejón Mahía, a 500 m aproximadamente de la calle Tirasso y a 4 km de la Av. Mitre.

Años después le vendió la Bodega a don Daniel Bustelo, quien le puso por nombre Santa Felicia, que era el nombre de una de sus hijas.

Don Francisco falleció el 4 de noviembre de 1930 y su esposa el 11 de enero de 1932.

En 1950 compraron la Bodega los hermanos Mahía, Alberto y Luis, bajo la razón

social Mahía Hnos. S.R.L., el enólogo de la bodega fue el Sr. Mario Bianchi. En estos momentos y lamentablemente, el edificio está en ruinas y totalmente  abandonado.

Prof. María Elena Izuel

Comentar

comentarios

Temas relacionados