Dos familias de bodegueros

Dos familias de bodegueros

Pedro Ignacio Bielli y Cayetano Contrafato, dos pioneros de este San Rafael pujante que hoy disfrutamos, que nuestra columnista, la Historiadora y Profesora María Elena Izuel, en este artículo nos rememora para que conozcamos la historia de nuestro querido terruño

DON PEDRO IGNACIO BIELLI

Don Vicente Bielli y doña Adelina Ripamonti, formaron parte de los primeros italianos que llegaron a Colonia Italiana, ya tenían dos hijos y en Argentina nacieron seis más, el menor de los cuales fue Pedro. Desde pequeño trabajó con su padre y se acostumbró al trabajo de la viña y de la bodega. Contraje enlace con Antonia Luboy de origen francés y tuvieron 3 hijos.

En Cuadro Nacional construyó su bodega, sobre la calle Sarmiento, tres km al Norte de la Virgen del Lago, lugar cuyo dueño era don Victor Salas y a sólo 500 m de la esquina del 43, lugar conocido con ese nombre porque allí había un almacén que colocó un gran cartel de los cigarrillos 43, hace muchos años.

La Bodega de la Calle Sarmiento de Cuadro Nacional se transformó en un importante establecimiento, ya que su dueño introdujo mejoras muy valiosas que ampliaron la capacidad y facilitaron la producción. La producción total de la bodega fue de 7.826 hl. Dentro del establecimiento tenía la planta fraccionadora, por lo que sus vinos eran envasados en origen, no daba lugar a que se pudieran falsificar o adulterar.

Registró la marca Bielli y envasaba en botellas de 950 cm3, aunque también vendía a granel. Asociado a la Bodega tenía un aserradero que manejó durante 10 años. Del matrimonio nacieron tres hijos, un varón Alberto, médico y dos hijas Olga Adelina y Teresa Amelia, ninguno de los cuales quiso continuar con la Bodega. Cuando ya no la pudo trabajar, la vendió a un señor de Buenos Aires. Falleció en San Rafael el 27 de noviembre de 1983.

En estos momentos la Bodega pertenece a personas que vivieron en San Rafael durante un tiempo, pero luego regresaron a los Estados Unidos, ellos la han restaurado y han colocado fotografías y datos en Internet para que la puedan observar potenciales compradores o futuros turistas. Sus primos Vicente y Lorenzo Bielli, tenían una Bodega muy cercana que fue dada de baja en 1982.

DON CAYETANO CONTRAFATO

Don Cayetano Contrafato, era también italiano, nació en Sicilia, Italia y llegó a la Argentina en el año 1906, acompañado de su esposa doña Carmela Malbec y su pequeño hijo de sólo 8 meses. Al igual que miles de inmigrantes traían un sueño que era el de forjarse, en este nuevo país, un futuro venturoso, para poder legárselo a sus hijos.

Al llegar a San Rafael, trabajó de sol a sol, fue muy duro, pero consiguió ahorrar unos pesos. Cuando lo tuvo en cantidad suficiente, adquirió un pequeño terreno y comenzó, al igual que sus vecinos a plantar viñedos.

En esta patria adoptiva llegaron más hijos, en total tuvo ocho, uno italiano y siete argentinos. Cuando la viña comenzó a producir, surgió el proyecto de construir una bodeguita. Con la ayuda de sus hijos Pablo y Roque, logró cumplir su sueño. Levantaron una Bodega pequeña, de un solo cuerpo, en la actual calle Rawson de El Toledano.

Como todos los pequeños bodegueros, en un principio vendía el vino de traslado. Esta bodeguita, en 1972, fue vendida a don Alfredo Aldo Valdivia, quien en 1975 la eliminó como establecimiento industrial.

En el sitio donde se encontraba, está ahora la Iglesia de San Cayetano. ¡Qué coincidencia! En la bodega de don Cayetano, la Iglesia de San Cayetano. Años después construyó otra bodega en el distrito Villa Atuel, en la Guevarina, calle Eduardo Gardi, en estos momentos pertenece a su hijo Roque, está inactiva, pero todavía se conserva en pie.

Con el paso de los años la salud de don Cayetano, comenzó a resentirse, sus hijos se hicieron cargo de la bodega y dejaron de vender a granel para fraccionar con la marca registrada “El Retorno”.

Falleció en el mes de noviembre de 1979, en San Rafael, en la tierra donde logró que su sueño se cumpliera: un futuro más venturoso para toda su familia.

Prof. María Elena Izuel

Comentar

comentarios