Ebola: «La gente muere sin asistencia»

Médicos del Mundo, medicusmundi y Prosalus han presentado esta mañana el Informe 2014 de La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria, donde ha habido dos claros protagonistas: los recortes gubernamentales en la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) y la actual epidemia de ébola.

La presentación se ha producido a tan sólo unos meses de que venza el plazo de cumplimiento de los Objetivos del Milenio, que deberían ser ya una realidad en el próximo 2015, pero que van a dejar por el camino muchos puntos sin alcanzar. «Se han producido avances, pero muy desiguales, porque, por ejemplo, un niño en Sualizandia tiene 20 veces más posibilidades de morir que un niño en Grecia, cuando en realidad tenemos la capacidad técnica para que esto no suceda», ha señalado Carlos Mediano, de medicosmundi.

Este acto también ha servido para denunciar lo que, a juicio de estas tres organizaciones dedicadas al ámbito de la salud, supone una falta de compromiso de las administraciones españolas con el desarrollo. «Con esos recortes en la AOD, parece como si la cooperación fuera prescindible, cuando luchar por la salud internacional implica luchar por nuestra propia salud«, ha señalado José Félix Hoyo, Vocal de Operaciones Internacionales de Médicos del Mundo.

Y es que desde el año 2009 el montante de la cooperación española no ha parado de bajar. En 2013 hubo un ligero incremento, pero no ha sido lo suficientemente significativo como para recuperar la caída. Concretamente, el pasado año, España destinó un 0,16% de su PIB a la AOD, muy lejos de la media del conjunto de donantes -que prácticamente la dobla con el 0,3%- y aún más del famoso 0,7%, que sólo cumplen cinco países: Luxemburgo, Suecia, Noruega, Dinamarca y Reino Unido. Además, las previsiones para el 2014 son una nueva bajada, con un descenso en la partida dedicada a salud de casi un 60%.

Ébola: ‘La gente muere sin ningún tipo de asistencia»

Las organizaciones del sector ven especialmente alarmante esta cifra en un momento en el que las necesidades internacionales sanitarias son inmensas, con una crisis de ébola que ya ha superado los 14.000 contagios y las 5.000 muertes. Desde Médicos del Mundo sostienen que «esta epidemia no es una casualidad, sino la consecuencia del aumento de la desigualdad», además de señalar que el ébola es un virus que se conoce desde 1976, fecha desde la que ha habido 24 epidemias distintas, «pero no se ha considerado el peligro hasta que no nos ha afectado directamente».

Las tres ONG reclaman al Gobierno español más compromiso, no sólo económico, sino también en recursos humanos, uno de los grandes hancicaps de este brote, ya que es está siendo realmente complicado para las organizaciones encontrar personal cualificado. Desde Médicos del Mundo han señalado la necesidad de que tanto Gobierno como Comunidades Autónomas -que tienen transferidas las competencias sanitarias- «promuevan, faciliten y permitan, a través de permisos retribuidos, la salida de profesionales a terreno«, como se hizo con el terremoto de Haití. Y aunque las comparaciones son odiosas, también son inevitables: Reino Unido ha aportado 1.000 sanitarios sólo para Sierra Leona, y Noruega 200.

Otro de los grandes problemas, y algo que quizás no se está teniendo en cuenta, son los efectos secundarios que está teniendo este nuevo y letal brote: «el ébola produce muchas muertes indirectas, las personas fallecen por enfermedades comunes, nadie puede operarse, la gente muere sin ningún tipo de asistencia», ha dicho el vocal de operaciones de Médicos del Mundo.

Es precisamente este contexto el que, a su parecer, hace aún más incomprensible la falta de compromiso en el sector de la salud de la cooperación española. Porque las cifras que maneja este virus hacen imposible negar que hace falta más y más dinero (de los 1.000 millones que la ONU pidió en septiembre, sólo se ha conseguido el 70%): un centro de tratamiento contra el ébola de 100 camas necesita 400 profesionales, 60 de los cuales son sanitarios. Mantenerlo durante nueve meses cuesta 10 millones de euros.

En cualquier caso, han explicado, estas decisiones tienen sus consecuencias para la tan loada Marca España: «Todo esto es público, y nuestra falta de aportación tiene mucha repercusión en el contexto internacional, como es evidente».

Temas relacionados