Efecto Chile: arrasa al comercio local

Efecto Chile: arrasa al comercio local

Cuando finalice 2017, habrán viajado a Chile más de 3,7 millones de turistas argentinos,  un 25% más que en 2016. Argentina todavía no se da cuenta y no baja los precios.Por ende caen las ventas.

En busca de precios más baratos y de marcas inéditas en el mercado nacional, cuando finalice 2017, habrán viajado a Chile más de 3,7 millones de turistas argentinos, estima el Servicio Nacional de Turismo de ese país (Sernatur). Un 25% más que en 2016, cuando cruzaron la cordillera casi 3 millones de argentinos y gastaron, solo en tarjeta de crédito (el 90% de las operaciones), unos u$s 830 millones.

El “efecto Chile” se propaga y lastima a las pymes comerciales mendocinas: en septiembre, las ventas minoristas en la provincia cayeron, en promedio, 0,75% a igual mes del año pasado, y llevan 21 meses de caídas consecutivas, según la Federación Económica Mendoza.

Si bien el número de ventas minoristas en la provincia aún es negativo, mejora consecutivamente desde enero, cuando la baja interanual fue de 5,5%. Para fomentar este impulso, con el sostén del Banco Nación y de un fideicomiso, el ejecutivo lanzó un paquete de créditos para financiar inversiones en infraestructura y en capital de trabajo.

Las líneas crediticias van desde $ 10.000 hasta $ 500.000, con tasas del 6% al 13%, y apuntan a asistir a las microempresas (almacenes de barrio) a locales céntricos y de shoppings, y a pymes. Ya está en marcha, también, la campaña de concientización “Compre Mendoza”, donde se apela a que los mendocinos apuesten por consumir lo local.

A pesar de que las medidas tomadas para contrarrestar el éxodo de compradores son valoradas por los perjudicados, las expectativas aún no despegan en el sector. “Es una catástrofe lo que está pasando. Hemos hecho esfuerzos para mejorar este escenario, pero son medidas paliativas. Los registros de ventas siguen siendo negativos, lo que indica que el sector no levanta cabeza”, describe Adolfo Tripodi, presidente de la FEM.

“El éxodo para la temporada de verano es inminente y no están dadas las condiciones para que bajen nuestros precios. Por impuestos e inflación, no podemos ponernos a la par de Chile, que tiene una estabilidad de años”, lamenta Tripodi.

Fuente: El Cronista

Comentar

comentarios

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.