El Aconcagua con el wi-fi más alto del mundo

El cerro Aconcagua ya cuenta con la antena proveedora de internet más alta del mundo a 5.000 metros sobre el nivel del mar. De esta forma superó la que se había colocado en 2017 en Plaza de Mulas.

El Parque Aconcagua suma servicios temporada tras temporada. Es que se trata de uno de los atractivos más importantes de Sudamérica para montañistas que llegan de todo el mundo.
En 2017 se registró un importante progreso de conexión luego de que la empresa Movistar lograra instalar en Plaza de Mulas -a 4.370 metros sobre el nivel del mar- una radiobase para telefonía móvil integrada 3G/4G.

Tan solo tres años más tarde se logró dar un nuevo avance al instalarse otra antena pero esta vez a 5.000 metros sobre el nivel del mar. La inversión fue realizada por Grajales Expeditions y la radiobase fue ubicada en el Valle de las Vacas, camino que cada año gana adeptos.

Conectividad en altura

El periodista y andinista Nicolás García narró cómo fue el devenir dentro del Parque Aconcagua materia de conectividad.

«Lo primero que se logró fue tener radio, después empezaron los satelitales. En los ´90 la gran novedad fue un teléfono público en Plaza de Mulas y la gente iba con bolsas con monedas para hablar», comentó García, quien hizo hincapié en una particularidad: «Cuando recién aparecieron los celulares analógicos, había algunos lugares a unos 5.000 metros, de los que por algún motivo, agarrabas señal y era una locura».

Con la llegada de las empresas de telefonía a Mulas, comunicarse en el valle se volvió más fácil pero por encima de esa altura sólo se podía hacer a través de radio.

«Hace unos tres años pusimos una base repetidora en Horcones y eso mejoró mucho las comunicaciones. Ahora lo que hicimos fue poner una antena repetidora en el Valle de las Vacas que permite tener comunicación de radio, lo cual es muy importante para la seguridad», explicó.

Pero el último hito fue la instalación de una antena de wi-fi a más de 5.000 metros. El servicio está disponible para los expedicionistas que viajan junto a esta empresa o para quienes deseen contratarlo solo por algunas horas.

«Tiene dos funciones: una es la seguridad. Es muy importante poder acceder a información a esta altura, saber un pronóstico o hablar con la familia. Por otro lado, también está el tema comercial ya que se trata de un servicio fundamental que estamos otorgando», sintetizó García.

Logística
Lejos de ser una tarea sencilla, lograr tener una antena en esta zona implicó un gran esfuerzo de logística. Desde que la idea surgió hasta que se logró concretar pasaron unos tres meses.

En este periodo se realizaron algunas pruebas a los equipos debido a que las condiciones climáticas de su destino no son las óptimas para este tipo de tecnología.

El traslado de la batería se debió hacer a pie y fue un porteador el encargado de llevar hasta este refugio el artefacto de unos 30 kilos. Lo mismo se debió hacer con los paneles solares que lo alimentan.

Fuente UNO

Comentar

comentarios

Temas relacionados