El amor a distancia en tiempos de redes sociales

Una nueva variante de parejas. Las relaciones a distancia cobran una nueva dimensión a través del uso de internet. Así, también, aparecen problemas que antes no existían.

Se dicen tantas cosas sobre el amor. Litros de tinta y metros de cintas cinematográficas se han usado en su nombre. Es más, mientras se escriben estas líneas suena una lista de lentos en spotify.  Se ha dicho que el amor es ciego, que el amor todo lo puede, pero… ¿puede contra la distancia?

A propósito, Miguel Palmieri, médico sexólogo, hace la distinción entre amor a distancia y amor distante. Dos caras de una misma moneda porque a veces el abismo que separa a dos personas está bajo el mismo techo que los une. Vamos por parte.

De whatsapp, facebook y otros demonios…

Hoy las redes sociales permiten que esto del amor a distancia sea algo frecuente. Las fronteras se desdibujan para dar paso a las más épicas historias de amor. Palmieri es categórico al afirmar que «este es un vínculo erótico en donde se da rienda suelta a las fantasías. Uno siempre trata de mostrar lo mejor de uno”. Y remata con un argumento que a muchos parecerá irrefutable: “Para conocer realmente a una persona hay que conocerla en los momentos complicados”.

Mi espacio, tu espacio y el abismo que nos separa

Otro tipo de distancia y un tanto más dolorosa, tal vez, es la que se produce dentro del hogar. No hay formulas de éxito para que una pareja funcione.

“No es una receta de cocina”, dice Palmieri y explica que es menos frecuente que este abismo se produzca en parejas sanas. Para el médico, este tipo de parejas son aquellas en las que cada uno de sus miembros tiene un espacio propio, particular, con sus tiempos y sus actividades. Contrario a esto se podría ubicar a lo que él llama “parejas fusionadas”, un tipo de pareja en el que ambos son uno. Hacen todo juntos y no se dan espacio para extrañarse o simplemente no se dan espacio.

Hoy los tiempos son frenéticos y todo es más rápido. ¿Por qué no enamorarse entonces en segundos?  La pasión lleva a tomar decisiones que terminan siendo erróneas.

Palmieri pone como ejemplo lo profesional: “Por la pasión uno deja de hacer lo que estaba haciendo, deja de lado su profesión y trabajo. El apuro porque algo funcione no es sano”.

En el medio de estos dos espacios de amores a distancia y amores distantes se podría ubicar el tipo de relaciones en la que las distancias son cortas, al igual que los períodos de separación.

“Actualmente las parejas a distancia son mucho más comunes debido a la ‘movilidad empresaria’”, asegura Palmieri. Uno de los integrantes de la pareja tiene que viajar por cuestiones laborales y debe pasar días, semanas o tal vez meses en determinado lugar. Durante ese tiempo predomina la comunicación virtual, pero el golpe de realidad es un tanto brusco al volver al hogar.  Lejos de la situación idílica de reencuentro…el que vuelve tiene que hacerse cargo de algunas cuestiones y convivir con los problemas que, para los que se quedaron, son cotidianos. Esto se agrava en el caso de que haya hijos.  Esto genera una fuerza anti erótica que termina desgastando a la pareja.

No hay fórmulas para el amor. Pero es importante tomar el control de la situación. “El control por afuera”,explica Palmieri. No confiar en el control interno del  “yo puedo”  y agrega un término menos profesional pero muy ilustrativo. No “maquinar”. Es importante “poner racionalidad en donde hay mucha emocionalidad”  afirma. Con una franqueza brutal asegura que tanto en el amor como en los negocios hay que ser muy cuidadosos  ya que estamos haciendo una inversión sin conocer al otro. Y se arriesga a ir un poco más allá y advierte que “no hay que llamar amor a algo que no lo es”.

Temas relacionados