El ataque de barras de Independiente Rivadavia: «De milagro no hubo un muerto»

Al menos 100 hinchas irrumpieron en la práctica del club mendocino, que pelea por la permanencia en el Nacional B, con amras blancas y de fuego; Diego Caballero habló y fue uno de los que se llevó la peor parte.

Un grupo de cien hinchas encapuchados de Independiente Rivadavia irrumpió hoy en la práctica y agredieron a jugadores, cuerpo técnico, dirigentes y empleados del club.

«Hubo de todo, piedras, caños, estaban armados», confirmó a TyC Sports Eduardo Carbini, el vicepresidente del club. El entrenamiento era en el estadio Bautista Gargantini a puertas cerradas, cuando los agresores saltaron las paredes del club y arrojaron dos bombas molotov a los autos estacionados.

El fuego fue sofocado, pero los hinchas golpearon brutalmente al dirigente Domingo Marzari, quien intentó defender su vehículo.

El delantero Diego Caballero sufrió una herida punzante «De terror lo que vivimos, lamentablemente hoy nos tocó a nosotros. Gracias a Dios estamos bien y la podemos contar, pero no hubo un muerto de milagro. Tengo una herida abajo de la rodilla derecha con un arma blanca, me tuvieron que dar seis puntos», dijo el atacante a TyC Sports.

Independiente Rivadavia pelea por no descender en el Nacional B. El domingo, los mendocinos reciben a Atlético Tucumán, partido que ya está suspendido, según dijo en Radio 9 Daniel Vila, el presidente del club, quien también agregó que se quiere ir del fútbol.

Fuente DyN

Temas relacionados