El autocine San Rafael

Enclavado en el corazón del distrito El Cerrito, era una novedad para todos los sanrafaelinos que gustábamos ver una película en la comodidad de nuestro auto.

El Autocine San Rafael, (propiedad de los hermanos Sandri, residentes en el Este mendocino), se convertiría en una sala más de cine por excelencia; la novedad era que, desde el interior de nuestra nave, sintonizábamos el audio de la película en la radio y era lo más íntimo que podíamos disfrutar, si de cine se trataba.

Con sólo encender las luces de estacionamiento tendríamos al instante un servicio mas para pedir a nuestro placer alguna gaseosa, acompañada quizás con algún sandwich que aplacaría nuestra ansiedad.

Cuántos amores se formalizaban en ese lugar, cuántas veces las películas pasaban a segundo plano para darle paso a una intimidad en la penumbra de la noche.

Corrían los finales de los años setenta y parecía que en cuestiones tecnológicas lo habíamos visto todo. El Autocine pasó por nuestras vidas sin pena ni gloria, sirvió para descubrir esa novedad, disfrutarlo y por estos tiempos sirve como un vuelo rasante por nuestra juventud que quedó en la memoria de todos. Dichosos aquellos que pudimos conocerlo, porque nuestra historia se escribe con estos recuerdos que nos mantienen vivos aún en estas épocas de crisis.

Bueno es refrescar la memoria pero esta vez desde la comodidad de nuestro hogar, transportando nuestra imaginación a aquel Autocine San Rafael ubicado en el corazón del distrito «El Cerrito…»

Por Luis Alberto Gallardo

Temas relacionados