El Azufre y Portezuelo del Viento dos obras importantes

Coincidentemente con los estudios de Portezuelo del Viento, que avala y sostiene el Gobierno Nacional, desde el sector privado avanza el nuevo complejo del centro invernal El Azufre, que este año 2020 verá demorados sus trabajos a raíz de la pandemia. El Azufre funcionando a pleno rendimiento, podrá generar 1.000 nuevos puestos de trabajo en forma directa y, como mínimo, 5.000 en forma indirecta.

Se ubica en el departamento de Malargüe, es un lugar privilegiado para los amantes de los deportes blancos, ya que puede tener nieve más de 5 meses al año, y como novedad de importancia, se abastecerá en un 100% de energía renovable y llegando a tener hasta 240 km de pistas.

Estaba previsto que este 2020 otoño-invierno (primavera-verano en el hemisferio norte) de 2020, cambiará para siempre, la economía, el hábitat y la vida de Malargüe,pero deberá un tiempo más debido a la pandemia que acosa al mundo.

Más de 10 años de investigaciones se han realidado sobre el terreno: la nieve, el clima y la temperatura, y se preveía este año poner en marcha la primera fase de El Azufre, la macro estación de esquí más grande de América del Sur.

Se ha realizado ya una importante inversión, pero al final estiman los conocedores que será superior a los 200 millones de dólares, para dotar al lugar de hasta 240 kilómetros de pistas (el doble que Cerro Catedral), una temporada de esquí de cinco meses (de las más largas del continente), la creación de más de 1.000 empleos directos y un funcionamiento el 100% con energías renovables.

El Azufre se halla a 2.400 metros sobre el nivel del mar y tiene condiciones únicas en el planeta. Para llegar hay que ir hasta el final de la ruta 226 -conocida como la ruta olvidada- cuando se convierte en el Paso Vergara para llegar a Chile, al pie del complejo volcánico Planchón Peteroa, donde alguna vez estuvo proyectado el tren trasandino.

Para llegar a la ruta 226, hay que tomar desde Malargüe el camino de Las Loicas hasta empalmarla. Luego son 87 kilómetros de tierra que, en el masterplan del proyecto, se prevén asfaltar.

El proyecto se irá ejecutando paulatinamente hasta el 2024. La primera etapa estaba previsto inaugurarla este invierno de 2020, cuando debía comenzar a operar como un «centro boutique», sin medios de elevación, pero con máquinas pisa nieve y una inversión de 88 millones de dólares, y recibiendo a algunos turistas, situación que no se podría lograr, por imperio del DNU nacional sobre la parte de aislamiento.

La empresa tiene previsto para 2021 abrir los primeros medios de elevación que funcionarán en un 100% con energías renovables. «Habrá solar fotovoltaica, termosolar, eólica y micro hidroeléctrica que funcionará como energía de base», señaló Alejandro Spinello, uno de los socios fundadores del proyecto junto a Daniel Nofal y José Beccar, quienes trabajan juntos desde hace dos años. Para el próximo año estiman tener más de 4.000 camas para recibir esquiadores de todo el mundo.

Dentro de un plan maestro diseñado por los propietarios, concretarán un pequeño aeropuerto en el valle, para quienes lleguen Malargüe por aire, puedan volar en aviones más chicos al centro de esquí El Azufre

El diseño y desarrollo del complejo está a cargo de Mountainworks, con más 40 años de experiencia en proyectos de resorts de montaña y áreas de esquí en lugares de todo el mundo, entre ellos Are (Suecia), Hokkaido (Japón) o Trysil (Noruega).

El otro socio del proyecto El Azufre, es la empresa líder de construcción de remontes austriaca Doppelmayr, responsable de la instalación de más de 15.000 remontes en 96 países de los cinco continentes. Los austríacos serán los responsables de la telecabina más moderna de Sudamérica en Los Andes malargüinos.

Comentar

comentarios

Temas relacionados