El Central convalidó tasas de hasta 47%, pero renovó sólo el 60% de los vencimientos de Lebac

En la licitación mensual de Letras en pesos, el Banco Central convalidó siete puntos porcentuales más de rentabilidad pero no le alcanzó. Esta semana se liberarán más de $200.000 millones, que pueden recalentar más al precio del dólar. El Gobierno cuenta con crédito del FMI como escudo defensivo

La desenfrenada suba del dólar de las últimas semanas, que en el primer semestre ya escala 50%, le complicó el panorama al Gobierno más de lo pensado, y las tasas convalidadas en mayo del 40% no sólo quedaron con “gusto a poco”, sino que desalentaron a los inversores a volcarse a los instrumentos en pesos.

A pesar que el Banco Central ofreció una tasa a corto plazo (a 27 días) de 47% anual, este martes, en la licitación mensual de Lebac, apenas pudo renovar el 60% del volumen total de los vencimientos de esta semana de estas Letras emitidas por la entidad monetaria.

Un nivel muy por debajo de las colocaciones mensuales anteriores, donde lograba renovar un promedio superior al 80% de las prescripciones.

Es decir, este martes pudo adjudicar apenas $308.473 millones de los vencimientos por $514.779 millones de la semana, lo que representa una baja en el stock en circulación por $206.307 millones, según informa el BCRA.

Las causas de este “desalentador” resultado, en parte, es que este lunes el Ministerio de Hacienda y Finanzas “secó” la plaza con la colocación de dos bonos por un total de $110.000 millones, o un equivalente a unos u$s4.000 millones. Y existen otros bonos a colocar en los próximos días.

De hecho, el Gobierno informó que utilizará $67.552 millones de lo producido en estas colocaciones para la recompra de letras intransferibles en poder del Banco Central, que luego serán utilizadas para empezar a desarmar la “bola de nieve” de las Lebac.

Además, en términos prácticos para el inversor, la actual rentabilidad de las Letras del Central es 4% mensual, mientras que la suba del precio del dólar en lo que va de junio es de 11%. Es decir, dos veces más que la ganancia que otorgan estos instrumentos en pesos.

“El dato no es bueno”, dice Gabriel Caamaño, economista de la consultora Ledesma, porque quedan “sueltos” en la calle unos $206.000 millones, un volumen muy elevado que puede elevar más la temperatura en la plaza cambiaria, al incrementar la demanda de divisas.

Algo que puede evitar este desplazamiento de los fondos a la búsqueda de divisas, es que la mitad de las Lebac están en poder de bancos e instituciones.

Al respecto, el lunes pasado el Banco Central tomó la resolución de disminuirles de 10% a 5% la posición general de dólares que poseen los bancos, para evitar que influyan en el mercado cambiario con las compras de divisas. A la vez, esta medida los obliga a desprenderse de billetes estadounidenses.

“Para el mercado cambiario, la jornada del martes fue muy buena al declarar desierta la licitacion de dólares. Esto se debe a que el Tesoro ahora primero contrae pesos y el Central lo ayuda con la subasta de Lebac para mantener la plaza seca y que los ahorristas no se vuelquen al dólar“, indica Alejandro Henke, analista de Proficio.

La misión es realizar estas operaciones hasta que se normalice el precio del tipo de cambio, se pueda empezar luego a bajar la tasa de interés y que los inversores y bancos empiecen a canjear Lebac por Botes (Bonos del Tesoro) para desarmar ese instrumento que se debe renovar cada tan corto plazo, y que causa inquietud entre los analistas por el elevado volumen que representa.

En resumen, de los $200.000 millones que estarán “libres” esta semana porque quedaron sin renovar de la licitación de este martes de las Lebac, “parte de la expansión irá a los bonos en pesos con los cuales podrán integrar encajes”, dijo el economista Federico Furiase de Eco-Go.

Es que entre las nuevas medidas para “mejorar el funcionamiento del mercado” que tomó el lunes el Banco Central fue el aumentar los encajes bancarios en 5 puntos porcentuales, algo con lo que Caputo espera absorber unos $100.000 millones del sistema financiero, para evitar que esos pesos vayan a la compra de dólares.

Como dato técnico, el “encaje bancario” es el porcentaje de los depósitos bancarios totales que se deben mantener inmovilizados como respaldo para responder a los retiros de efectivo por parte de los clientes.

Tasas altas
Respecto a la licitación del martes de Lebac, el 78,6% fue adjudicado al plazo más corto de 27 días a una tasa de 47%, un rendimiento que subió siete puntos porcentuales respecto a la colocación primaria del mes pasado. Aunque convalidó prácticamente el mismo interés que se negoció en el mercado secundario horas antes.

En los otros plazos, las tasas convalidadas fueron las siguientes:

-A 55 días, el rendimiento se ubicó en 42,90% anual, lo que representa un incremento de 290 puntos básicos por encima de lo ofrecido en mayo.

-A 90 días, la tasa fue de 43%, lo que representa un avance de 450 p.b. respecto a la ganancia de la licitación anterior.

A 118 días, se ofreció también 43%, una suba de 500 puntos básicos.

-Y, finalmente, a 153 días, fue de 41,99%, lo que representa un avance de 400 p.b. en comparación a la colocación primaria del mes pasado.

En definitiva, en los pocos días al frente del Banco Central, y bajo la atenta mirada del FMI, el objetivo de Caputo es utilizar un mix de instrumentos para ir secando a la plaza e ir desarmando a la “bola de nieve” que se ha armado de Lebac, que ya supera a todos los pesos que se encuentran en circulación, y que atenta contra la sustentabilidad de las cuentas públicas.-

Fuente Iprofesional

Comentar

comentarios

Temas relacionados