El cupo femenino a la Corte

Aquí los antecedentes de proyectos para solicitar cupo femenino en Suprema Corte Nacional y Provincial

En la Argentina no existe legislación que regule la representación femenina en el Poder Judicial, salvo en la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires, que en 1996 estableció cuota por género para el Tribunal Superior de la Ciudad, los tribunales colegiados y el Consejo de la Magistratura.

En cuanto a la presentación de proyectos solicitando el cupo femenino en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, contamos con 3 proyectos presentados desde el 2003 hasta la fecha por representantes de diferentes espacios políticos.

Así en Agosto del 2003 el primer proyecto de cupo femenino para la corte es presentado por el entonces legislador nacional por el radicalismo Víctor Fayad junto a la diputada Elisa Carca.

Luego en el mismo año (2003) en el mes de Noviembre presentan un proyecto similar la diputada Marcela Rodríguez, del ARI, y de su par María Elena Barbagelata por el Socialismo. El justicialismo dio su visto bueno con la firma de la diputada María del Carmen Falbo.

En Abril del 2004, la Cámara de Diputados dio media sanción a este proyecto de ley presentado por Marcela Rodríguez (ARI), acompañada por las firmas de otros diputados, la mayoría mujeres –como Elisa Carrió, Laura Musa, Graciela Ocaña, María América González, Irma Roy, Nilda Garré– y un par de varones: Oscar González y Gerardo Conte Grand.

Este proyecto no fue aprobado por la Cámara de Senadores y no logró entonces convertirse en ley.

Pasaron 10 años para que volviera a presentarse otro proyecto al respecto. En Mayo de este año, 2014, ingresó en el Congreso Nacional un proyecto para transformar en ley el decreto por el cual el,  presidente de la Nación nombra a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Como innovación al procedimiento actual, se incorporan una serie de artículos, entre ellos uno que garantiza un cupo mínimo femenino (30%) y la representación federal en dicha cámara. La norma fue propuesta por el diputado correntino Carlos Rubín, del Frente para la Victoria.

Aún no tiene tratamiento.

En relación a los proyectos presentados por el cupo femenino en la Suprema Corte de Justicia provincial, contamos en Mendoza con 1 antecedente en  Julio de 2004.

En el marco de la designación de dos nuevos miembros de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, la renuncia del juez Carlos Moyano y la salida por jubilación del juez Fernando Romano, dieron pie al proyecto de la ex senadora radical Graciela Herranz para que se aplique el 30% del cupo femenino para la designación de ministros de la Suprema Corte de Justicia y a la presentación de una propuesta de la ex senadora Mónica Piris (PJ) para ampliar la información sobre los candidatos a ocupar alguna de las vacantes en el máximo tribunal de la provincia.

Luego de 10 años de este único proyecto presentado en Mendoza, presentamos un proyecto de ley de cupo para la Suprema Corte de Justicia Provincial:

En Mendoza, la Suprema Corte de Justicia tuvo durante 26 años a la Dra. Aída Kemelmajer de Carlucci, que fue la primera ministra de la Corte y se jubiló en el 2010. Desde entonces los lugares vacantes han sido ocupados por dos hombres.

Considero fundamental que las mujeres estén representadas en el máximo órgano provincial de justicia, incorporando  la perspectiva de género de manera transversal en todos los organismos de la justicia de Mendoza, logrando dar batalla a este enorme flagelo que es la violencia de género en nuestra sociedad.

El objetivo de construir a una sociedad realmente igualitaria, demanda reconocer las diferencias entre los sexos e incorporarlas en una visión más amplia de la igualdad.

La exclusión que han sufrido las mujeres de los ámbitos reales del poder ha planteado uno de los desafíos y críticas más cruciales para los sistemas democráticos modernos.

En la historia de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Mendoza sólo hubo una mujer.

La historia de la democracia y de los derechos humanos es la historia de las sucesivas ampliaciones de la ciudadanía, de la representación de nuevas voces e intereses en el debate público, de la inclusión de quienes se encuentran en los márgenes del sistema.

El largo camino recorrido por la mujer para el reconocimiento de sus derechos tuvo en los últimos tiempos jalones de real importancia: como la Ley de Derechos Civiles en 1926, ley 11.357, que permitió que la mujer pudiera tener una participación viva en la historia del país y en 1946 en donde la plataforma de la UCR garantizó el voto a las mujeres y en este marco en 1947 se sancionó la Ley del Voto Femenino. Para llegar en época reciente a la sanción de la Ley de Cupo Femenino, ley 24.012, del año 1991 de la entonces Senadora Nacional de la UCR Margarita Malharro de Torres, siendo ésta la más importante, permitiendo de esta forma la efectiva participación de la mujer en la vida política, posibilitando su amplia incorporación al poder representativo por excelencia, el Poder Legislativo, y resultando incuestionables los valiosos resultados alcanzados con sus aportes.

Es en este marco donde se propone la adopción de un cupo semejante en otro de los poderes que integran la tríada que conforma nuestra estructura constitucional del poder, como es el Poder Judicial, en su más alto tribunal, la Suprema Corte de Justicia de Mendoza.

Mi proyecto de ley se basa en una presentación similar para el Poder Judicial de la Nación, realizada por el entonces Diputado Nacional Dr. Víctor Manuel Federico Fayad y acercado a la Senadora que suscribe el proyecto para su tratamiento en la Provincia por familiares de él y sus compañeras de ruta en su destacada vida labor política, Dra. Nora Vicario y Dra. Sandra Gómez.

*por Claudia Najul-senadora provincial UCR Mendoza

Temas relacionados