El Estado subastará chatarra ferroviaria

El Estado subastará chatarra ferroviaria

Buscará desprenderse de 65 mil toneladas de material ferroviario. El primer remate ya está en marcha mediante una plataforma de subastas web.Espera recaudar $300 millones

El 25 de octubre próximo, hacia las 16 horas, finalizará la subasta de 3000 toneladas de chatarra ferroviaria perteneciente al Estado Nacional. Vagones, coches, locomotoras, rieles, durmientes, repuestos y otros componentes serán adjudicados a quienes por estos productos más oferten. Pero la venta no será anunciada a viva voz ni por el golpe de un martillo: la subasta ya está en marcha a través de una plataforma online.

El remate está a cargo de la compañía Narváez Superbid. Y significará la primera de una serie de subastas de material ferroviario que realizará Trenes Argentina Infraestructura, dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación. De acuerdo a lo informado en agosto último por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y el presidente de Trenes Argentinos Infraestructura, Guillermo Fiad, el Estado Nacional tiene relevadas unas 65 mil toneladas de chatarra ferroviaria disponible para subastar, con las que espera recaudar unos $ 300 millones hasta 2019.

El método de remates online con el que se comercializarán estas primeras 3000 toneladas, explica la compañía que ganó la licitación, le permitirá al Estado obtener más ingresos que en una licitación convencional. Narváez Superbid proyecta que con el sistema de subastas online, el precio de la chatarra aumentará –en promedio– un 71%. Esto se explica porque el método no presencial y el loteo del activo –las 3000 toneladas se venden en 114 lotes diferentes– brindan la posibilidad de participar a más oferentes.

Además, la subastadora explicó que con la venta se liberará espacio en unos 10 predios ferroviarios. De acuerdo a lo informado por la compañía, el Estado gasta alrededor de $ 20 millones por año solo en la custodia de los predios en los que se almacenan los rezagos de material ferroviario.

El sistema, explican ejecutivos de Narváez Superbid, brinda también un proceso más ágil y transparente. Un remate a través de una licitación convencional puede tardar unos 120 días, mientras que el sistema online permite reducir ese tiempo a 40 días. Mientras que la transparencia es consecuencia de un procedimiento auditable, con relevamiento de participantes, ofertas y compradores.

La subasta del 25 de octubre próximo, sin embargo, no será la primera que Narváez Superbid realice para activos del Estado Nacional. El pasado 27 de enero, la compañía remató seis vagones del subte porteño por unos $ 800.000.

Si bien ya es posible ingresar a la puja, aún no hay ofertas por ninguno de los materiales ferroviarios que ofrece el Estado. Esto se explica, de acuerdo al jefe de Marketing de Narváez Superbid, Federico Failace, por que por lo general, el 90% de las ofertas se concretan el día de cierre de la subasta.

 

Vehículos, inmuebles, joyas y más

No sólo chatarra ferroviaria puede encontrarse en el menú de Narváez Superbid. Autos, motos, camiones, colectivos, maquinaria, productos electrónicos, inmuebles, artículos para el hogar, joyas, relojes y hasta embarcaciones son algunos de los bienes que pueden adquirirse a través de la plataforma de subastas online.

De acuerdo a lo proyectado por la subastadora, mediante la subasta online los vehículos terminan vendiéndose, en promedio, a un 15% menos que su valor de mercado. Además, el sistema no presencial hace que se incremente la demanda, por lo que también el vendedor logra obtener más por el bien que comercializa en relación a una subasta tradicional.

Narváez Superbid es una compañía que nació de la fusión entre Narváez Subastas y Superbid Brasil. Está presente en ocho países de América Latina, y cuenta con más de 600.000 usuarios registrados (50.000 de ellos en la Argentina). La subastadora vendió por $ 350 millones durante 2016, emplea a más de 400 personas y ha subastado activos de algunas de las principales petroleras, automotrices, bancos, y empresas de consumo masivo del país y la región.

Por Tomás Carrió

 

Comentar

comentarios

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.