El Ferrocaril Andino

Esta semana la Profesora e Historiadora María Elena Izuel, nos cuenta las transformaciones Ferrocarril que llebaga a nuestra zona. Es imperdible para conocer la Historia de Mi Terruño


ARTÍCULO N° 90

 

 

EL F.G.O.A. SE TRANSFORMÓ  EN F.B.A.P

Estas siglas, que pueden llamarnos la atención, significan: la primera  F.G.O.A., Ferrocarril Gran Oeste Argentino, fue la primera empresa ferroviaria que llegó con un ramal a San Rafael, era una empresa formada por  capitales argentinos e ingleses y en 1907, se asoció con otra empresa inglesa: F.B.A.P. , Ferrocarril de Buenos Aires al Pacífico, conocida simplemente como B.A.P.

Ferrocarril Andino

Estas dos compañías citadas,  adquirieron, en 1909, Ferrocarriles Andinos, que era una empresa argentina y construyeron el túnel internacional ferroviario a Chile, dirigido por los ingenieros chilenos, Mateo y Juan Clark, hermanos entre sí, pasando el primer tren en abril de 1910, siendo uno de sus primeros pasajeros don Pedro Montt, presidente de Chile que viajaba a Bs. As. En varios tramos construyeron muros cobertizos para evitar las nieves. Y a partir del sitio fronterizo Las Cuevas se abrió un túnel en la roca de más de 3.000 m de longitud.

Los ingleses, siempre ocupaban los cargos jerárquicos, según dicen sólo el 4%, o sea el resto de los cargos, era entregado a  personal argentino.

Los ferrocarriles ingleses tenían como objetivo llevar materia prima al puerto, para ser cargada en barcos y trasladarla a Gran Bretaña.

Los trenes no sólo eran de carga sino que también servían para el transporte de pasajeros, tenían dos clases, la clase superior, que en viajes muy largos, como era el caso de San Rafael a Buenos Aires, tenían coches dormitorio, en un principio estos coches venían con 8 ó 10 camas en cada departamento, pero luego los convirtieron en camarotes de sólo dos camas, lo que fue muy bien recibido por los viajeros, ya que otorgaba privacidad.

El coche comedor era muy lujoso, estaba decorado con muy buen gusto, el servicio de comidas estaba a cargo de la administración de la Compañía.

 

Un grave problema que se presentaba en el viaje era el polvo del camino, que penetraba por todos los intersticios del coche y en tiempo seco resultaba muy molesto. Las personas acostumbradas a viajar se colocaban una especie de túnica o guardapolvo, sobre la ropa que usaban comúnmente, que los protegía del polvo, de ahí proviene su nombre. En la segunda clase sólo había asientos de madera. La  velocidad media de los ferrocarriles, en tramos de llanura era de 60 km por hora.

 

En la foto se pueden ver los galpones de cargo del F.B.A.P. en San Rafael. En la playa están correctamente alineadas centenares de bordelesas de vino listas para el embarque.

Fue de tal modo acrecentado  el aumento de las cargas, que de un  galpón que había, debieron aumentar a  tres tinglados, pero igual la  capacidad  no fue suficiente  para las necesidades del Departamento.

(*) por Prof. María Elena Izuel

 

 

 

Temas relacionados