El Fuerte Nuevo del Diamante será Patrimonio Histórico alvearense

El Fuerte Nuevo del Diamante será Patrimonio Histórico alvearense
Un equipo de arqueólogos realizó trabajos de excavación y recuperación del fortín fundado en 1863, para su puesta en valor.

 El Fuerte Nuevo Diamante es uno de los sitios más importantes en la fundación de General Alvear y, por ello, ha sido declarado patrimonio histórico departamental.

Levantado en 1863 por Pablo Irrazabal -el mismo que terminó con la vida del caudillo Chacho Peñaloza en La Rioja-, será revalizarizado para la comunidad sureña y el turismo gracias a un trabajo de investigación y de recuperación realizado por arqueólogos y de un geógrafo a través de la exposición de los elementos hallados.

“Dentro de la política del Museo trabajamos con ímpetu la investigación y para ello era necesario contar con profesionales, que gracias a la colaboración del Museo del Área Fundacional de Capital que hacen el aporte de su equipo que vienen a trabajar en territorio, en un momento en que los museos están en crisis, nosotros estamos intentando desarrollar este tipo de trabajo netamente colaborativo”, destacó Samanta Mateo, al frente del Museo de Historia Natural Dr. Salvador Calafat.

La muestra de los trabajos de excavación estará abierta a toda la comunidad para el Día Internacional de los Museos en mayo a realizarse en el Multiespacio Cultural de Bodega Faraón, donde se expondrán todos los resultados parciales obtenidos hasta el momento.

“Contamos con la presencia de 12 arqueólogos más un geógrafo, en total, un grupo de más de 15 personas dedicadas durante ocho días desde la mañana temprano hasta que cae el sol, las lluvias complicaron nuestro trabajo, igualmente los resultados han sido muy positivos”, resaltó Mateo.

 

Horacio Chiavazza, al frente de los profesionales del Área Fundacional de la Municipalidad de Mendoza, explicó que la excavación arqueológica continúa los trabajos pioneros de Carlos Villegas, “donde hemos logrado detectar estructuras de habitación, pisos y muros que permiten delimitar el espacio de vivienda de las personas que habitaron el Fuerte Nuevo, es posible pensarlo como una fortificación militar, un puesto donde vivían personas que no tenían cabida entre los sistemas laborales y terminaban involucrados en la construcción del Estado Nación en la propia frontera”.

 

Chiavazza indicó que “vamos teniendo una imagen de cuál sería el tamaño aproximado de una fortificación, la cantidad de habitaciones, los sistemas constructivos, incluso algunos elementos que se vinculan con la vida cotidiana, elementos de balística que usaba el ejército, elementos vinculados a la alimentación y los residuos que dejaban. En definitiva, permite ir armando una semblanza de lo que significaba vivir en un ambiente de monte, en un espacio fronterizo, hace aproximadamente unos 150 años”.

Fuente infobowen.com.ar

Comentar

comentarios