El Gobierno insiste: la suba del dólar no debe impactar en precios

Capitanich sostuvo que «no hay razones» para que la devaluación del peso se traslade a las góndolas de los supermercados. Prometió controles en todo el país.

Tras la preocupación mostrada por los supermercadistas, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, sostuvo que «no hay razones» para que la devaluación del peso «pueda desvirtuar un precio final».

«Si hay variación en el tipo de cambio oficial aumentan los precios; si suben los salarios, aumentan; si llueve, aumentan; si hay sequía, aumentan; pero cuando los componentes de los precios bajan, nunca los bajan», se quejó el funcionario.

Capitanich explicó que «las medidas correctivas tienen que ver con el monitoreo en el grado de cumplimiento, y con la apertura de importaciones para los bienes que tienen un precio superior al del acuerdo» oficial.

«El control de precios no sólo se va a mantener, sino que se va a extender a todo el país», enfatizó el funcionario, para quien resulta necesario enfrentar la «cultura de la remarcación».

Temas relacionados