El Gobierno reveló sus estadísticas sobre drogas en el ámbito escolar

El Programa de Adicciones desmintió a la senadora Ana Coppoletta. El consumo de sustancias ilegales no supera el 12%. Alerta por el alcohol.

 

El Gobierno provincial salió a desmentir con datos estadísticos los dichos de la senadora provincial Ana Coppoletta, quien la semana pasada afirmó a los medios que 80% de los estudiantes secundarios consumía o vendía drogas dentro o fuera del ámbito escolar. Así, desde el Programa Provincial de Adicciones aseguraron que sólo 12,6% consumió alguna vez marihuana y que 5,1% había probado la cocaína. En tanto, el alcohol es una droga legal, cuyo consumo preocupa, ya que casi 70% de los jóvenes ha bebido en alguna oportunidad.

La semana pasada, y como parte de una ronda de consultas que realizó este diario a diferentes actores que trabajan en la problemática del
consumo de drogas, Carina Stehlik, directora del Programa Provincial de Adicciones, había puesto en duda la solidez de las fuentes que utilizó la legisladora de la UCR y prometió difundir resultados del último estudio que se realizó en la provincia sobre consumo de drogas en jóvenes escolarizados.

Ayer, en diálogo con El Sol, la funcionaria mostró la documentación con estadísticas oficiales que se desprenden de una encuesta nacional, con replique provincial y con financiamiento de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La misma se concretó en el 2011 en más de 50 escuelas secundarias de toda la provincia y con una muestra de 4.023 alumnos de 13, 15 y 17 años que respondieron de forma anónima las
preguntas, lo cual, mejora el margen de credibilidad en las respuestas de los chicos, «por la falta de presión ante un castigo moral», según Stehlik.

Lejos del porcentaje que estimó Coppoletta la semana pasada, en base a su visita en dos escuelas urbano-marginales, desde el Plan de Adicciones confirmaron que las cifras de contacto directo con las drogas, tanto legales como ilegales, tienden a ser mucho menores que las vertidas por la presidenta de la Comisión de Educación del Senado. Coppoletta aseguró que los directivos de escuela «se desnudan y dicen la verdad cuando son consultadas por un legislador». Stehlik aseguró que esa interpretación puede ser genuina pero que no es más que una «apreciación subjetiva de un directivo y de una escuela determinada, no una información precisa».

Desde la Dirección General de Lucha contra el Narcotráfico, su titular, Juan Carlos Caleri, relativizó los números que vertió la
senadora y aseguró días atrás: «Si digo que hubo cinco denuncias en el año por tenencia de droga en las escuelas, ya estaría exagerando».

Desde el Programa de Adicciones, dependiente del Ministerio de Salud, aseguran que «no hay clases sociales o zonas donde se consuma más o menos», sino que «simplemente, cambia el tipo de consumo. Pero es problemático en todos los rangos».

Las estadísticas oficiales se enmarcan dentro de la media nacional en materia de consumo por parte de chicos de secundaria, aunque, con respecto a la cocaína, se registra medio punto más en comparación con el resto de las provincias. En el caso de la pasta base o paco, Mendoza está por debajo de la media y, según Stehlik, «se debe a ciertas características de la provincia que no son mejores ni peores que las de otras, sino diferentes».

Existen aspectos cualitativos, más allá de los números duros que maneja el Observatorio Nacional de Drogas y el Observatorio Mendocino
de Drogas y que también sirven de análisis para políticas de prevención. Según Stehlik, «la sociedad consumista en la que vivimos también fomenta el consumo de drogas en los chicos. Es una sociedad de consumo que excluye y los chicos también son víctimas de este sistema».

Este año, Mendoza haría una nueva encuesta sobre consumo en secundarios, cuyos resultados se podrán obtener recién en el 2014.

Fuente: Diario El Sol

Temas relacionados