El holocausto, los genocidios y los delitos de lesa humanidad

Sin dudas que la imagen del Holocausto golpea la conciencia de todos los seres humanos del mundo. Todos conocen, saben, están enterados de ese hecho que horrorizó al mundo, por el asesinato de millones de personas en especial judíos, gitanos, homosexuales y otras minorías, de esa ingeniería social aria, desde Alemania que intentó teñir el mundo.

Fueron los soviéticos quienes llegaron a liberar los campos de concentración en Polonia, pero así como la imagen de sus secuelas horribles fueron apropiadas por EEUU y sus aliados, también desapareció de la escena, que fue la misma Rusia quien llegó a Berlín para finalizar la etapa europea de la guerra. Las películas norteamericanas se apropiaron del resultado.

Usted dirá que no es importante esta reflexión, de última lo que sucedió es que, en esa guerra intercapitalista, como expresaba Perón, siguiendo la línea de Ugarte y Jauretche en la primera guerra, razón por la cual en ambas Argentina fue neutral.

Pero en esa misma dirección de traficar la información por parte de los Imperios de turno, intentaron ocultar el genocidio armenio por parte de Turquía a principios del siglo XX o el genocidio indio por hambre provocado por la decisión de Churchill, de apropiarse de todos los alimentos de esa Colonia, para abastecer sus tropas en la guerra en 1942.

Tampoco te cuentan el genocidio palestino desde 1948, en una ingeniería social criminal practicada por el Estado de Israel, que le permitió aumentar tres veces su geografía desde esa época, ocupando países vecinos, como las Alturas del Golan en Siria y el sur de Líbano. Es antisemitismo decir la verdad?

Es naturalizado que EEUU haya invadido Corea y perdido el conflicto con cientos de miles de muertos, lo mismo que en Vietnam con un millón de muertos. Se ha hecho un hecho cotidiano que el presidente de EEUU asesine personas a 18 mil km. de distancia con drones y se vanaglorie de ello, sin que los medios reflejen semejante vergüenza para la humanidad. Tampoco te dijeron que Kissinger, premio Nóbel de la paz y columnista aún hoy de Clarín, ordenó el asesinato de Salvador Allende y le pidió a Videla que las desapariciones fuesen “rápidas”, para evitar reacciones.

Entonces los megáfonos que distribuyen la información, aumentan la difusión o la esconden de acuerdo a sus intereses, sin que eso signifique que no existieron y todos esos hechos, son igualmente repudiables, por ser atentatorios a la condición humana, que nos hacen reflexionar profundamente sobre la condición “racional” de los seres humanos.

Todos esos hechos siempre encontraron una justificación, que los pueblos aceptaron en su primer momento, como el genocidio de la dictadura militar en nuestro país. Sin embargo en la Argentina pueden ser negacionistas algunos compatriotas, personas supuestamente cultas, que saben que en mundo civilizado esa actitud hacia los genocidios, está condenada penalmente.

Pero sin embargo es el Holocausto la que lleva la delantera en la difusión del mismo, pero ese mismo hecho trágico, es utilizado por el Estado terrorista de Israel, que detrás del horror padecido, esconde su actitud criminal actual contra el pueblo palestino.

Es avalar esta situación conmemorar el Holocausto? No, de ninguna manera se avala ese hecho, aunque se haga dicha conmemoración en Israel o en Naciones Unidas. Es compartir esa posición inhumana, saludar al primer ministro israelí? No, porque sino pensaríamos que Putín o Ximping son socios de Trump, porque estrechan sus manos. Entonces la Argentina además de plantear la paz, debe hacer conocer, como lo han hecho Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, que somos un país que condenamos los delitos de Lesa Humanidad, con Verdad, Memoria y Justicia.

Es también antisemitismo denunciar un estado terrorista, como el terrorismo de estado de las dictaduras militares en nuestro país? Sería anti argentino o anti chileno denunciar esos terrorismos de estado, de Videla o Pinochet?
Ningún delito de Lesa Humanidad debe ser ocultado ni dejado de lado en su juzgamiento. No existe justificación alguna a la acción criminal que ha llevado a la Corte de la Haya, con amplia difusión, a los responsables serbios de los crímenes de Kosovo.

Serán acaso llevados Netanyahu o Trump, Obama y Bush, que llevan en sus conciencias 2,5 millones de muertos en Medio Oriente y más de 4,5 millones de desplazados, miles de ellos ahogados en las aguas mediterráneas?

Como las respuestas usted las conoce, sólo nos resta decir que los pueblos, en especial los latinoamericanos, no han invadido ningún otro país, ni se han aprovechado de recursos naturales de terceros país, menos aún a sangre y fuego y en nombre de la Libertad y la Democracia, imponiendo nuevos colonialismos del siglo XXl. Es más, cada vez que los pueblos se defendieron del colonialismo, fueron catalogados de populistas o terroristas.
Es lo que sucede con el partido libanés Herzbolha, que armó sus milicias para defenderse de la invasión de Israel del sur del país, ante la defección del ejército que se alió con el invasor. Ese partido con representación parlamentaria y partícipe del gobierno con ministros y hasta hace poco primer ministro, es catalogado por la hipocresía del mundo, como terrorista.

Somos pueblos de paz, somos de construcción de pensamiento, americano, mestizo, criollo, moreno y profundo, somos latinoamericanistas y profundamente humanitarios, amamos la Pachamama, la tierra de nuestros ancestros, somos patriotas, queremos cuidar la naturaleza de nuestra región que quiere ser desvastada por estos mismos criminales, que imponen a fuerza de muerte y dolor sus intereses.

Los peronistas levantamos esas banderas desde la política, desde la filosofía, la doctrina que desde hace 70 años, preserva la identidad nacional y cuida la soberanía en función de su propuesta estratégica, de lograr la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación.

Por Jorge Rachid
PRIMERO LA PATRIA
CABA, 26 de enero de 2020

Comentar

comentarios

Temas relacionados