El ITU de la UNCuyo formará pilotos de avión

El Instituto Tecnológico Universitario de la Universidad Nacional de Cuyo formará a partir de agosto a pilotos con habilitación de vuelo por instrumentos. La iniciativa acompaña el incremento del tráfico internacional y la llegada de nuevas empresas al mercado.

Desde la reinauguración a fines de 2016 del aeropuerto El Plumerillo, el transporte aéreo registró un fuerte crecimiento en la provincia. Los índices indican que se duplicó la actividad debido al incremento del tráfico internacional y la llegada de nuevas empresas al mercado.

Atentos a estos cambios, el Instituto Tecnológico Universitario (ITU), que depende de la Universidad Nacional de Cuyo, lanzó la oferta educativa de piloto comercial con habilitación de vuelo por instrumentos. La iniciativa comenzó a gestionarse a fines de 2015 y contó con consultas a universidades de Europa entre otras instancias.

La novedad habilitará otra opción para aquellos mendocinos atraídos por el deseo de volar y visitar múltiples destinos del mundo. Hasta ahora para convertirse en piloto comercial en la Argentina se podía ingresar a las Fuerzas Armadas, o estudiar en las escuelas de vuelo y los aeroclubes.

Desde agosto los interesados podrán formarse también en la sede del ITU –UNCuyo ubicada en Rivadavia. Mendoza es una de las regiones del país más visitadas para practicar vuelo y trabajar en este rubro altamente especializado, según dieron a conocer varios pilotos consultados.

Actualmente la provincia cuenta para realizar prácticas con el Aeroclub Mendoza en la Puntilla, el Aeroclub San Martín y la escuela de vuelo Aerotec en Rivadavia. A esos lugares se suman más opciones en el Sur, en San Rafael, General Alvear y Malargüe. También existen iniciativas privadas.

Los aeroclubes son el paso inicial que todo alumno debe dar para convertirse en piloto. En ellos se realiza el primer contacto con distintos aviones y se conocen diferentes aspectos, como la historia y hasta la mecánica, ayudando en el mantenimiento o reparación de alguna nave.

Los manuales de aviación y de meteorología son una de las principales fuentes que usan los principiantes antes de animarse a pilotear. Otro aspecto importante que deben considerar los interesados son sus condiciones físicas.

Los pilotos deben tener aprobado un examen médico psicofísico que otorga el Instituto Nacional de Medicina Aeronáutica y Espacial y un certificado de operador radiotelefonista restringido. Esos pasos son innegociables para tener acceso a un avión.

Luis Antequera, responsable del proyecto de la UNCuyo, explicó que la enseñanza que impartirán incluirá una capacitación profesional completa de alto nivel que pretende diferenciarse de otras en cuanto a la carga horaria y la calidad de los contenidos y profesores que dictan las materias.

El plan de estudio abarca materias elementales con conocimientos de física, matemática y química y otras específicas como informática, logística y transporte. La administración de empresas y el costo del transporte aéreo también estarán incluidos entre otros ítems del programa que se desarrollará en 9 meses.

“Las clases serán impartidas por reconocidos profesionales del medio. Tenemos un plantel de 22 profesores y daremos mucha importancia al inglés. Buscamos preparar bien a los alumnos con visitas guiadas y distintos seminarios complementarios”, destacó el ingeniero.

Antequera indicó que la propuesta de formación es solamente teórica y cumple con el reglamento Argentino de Aviación Civil. Para poder ingresar los alumnos ya deben tener la licencia de piloto privado que exige un mínimo de 40 horas de vuelo aprobadas.

Para obtener la habilitación de piloto comercial además de la parte teórico los alumnos deben alcanzar 200 horas más de vuelo. Para ser instructores se exigen 500 horas al mando. Mientras que para ser piloto comercial de primera 900 horas y piloto de línea aérea 1.500 horas.

Charla informativa de los socios del Aeroclub Mendoza en la Puntilla

Los pilotos consultados explicaron que por lo general para poder avanzar en la carrera, los alumnos invierten dinero en las primeras horas, hasta obtener la licencia de piloto comercial. Las horas restantes para escalar a las otras categorías se pueden obtener trabajando.

En este sentido, hay varias opciones: como la lucha antigranizo, las propagandas aéreas, pilotear aviones particulares, realizar bautismos de vuelo, o también la campaña de la mosca del Mediterráneo y la prevención de incendios.

Los interesados pueden consultar todos los requisitos y el programa en la página web del Instituto Tecnológico Universitario (ITU). Se puede empezar a volar con 16 años y 9 meses y no hay límites, solo las condiciones psicofísicas.

Crecimiento exponencial

Sin dudas, el crecimiento de la oferta de vuelos en el país es una ventaja para los interesados en desarrollar una carrera en la aviación. Nuevos puestos de trabajo son requeridos en función de la creciente expansión del mercado.

El último informe de mensual que realizó la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) reveló que en el primer cuatrimestre un total de 754 mil personas conectaron en forma directa en vuelos internacionales, sin pasar por Buenos Aires para poder viajar.

En igual cuatrimestre de 2015, en cambio, esta cifra no superaba los 327 mil pasajeros, lo que marca un incremento del 131%. Mendoza superaró sus máximos históricos en vuelos de cabotaje con 157 mil pasajeros, superando el máximo de marzo de este año.

Fuente El Sol

Comentar

comentarios

Temas relacionados