El juego, la adicción por la que más mendocinos consultan

La línea de la campaña Consumo Problemático lanzada por el Gobierno provincial hace un mes recibe hasta 5 llamadas diarias, la mayoría para pedir ayuda por esta temática.

Hace un mes, el Gobierno local lanzó una campaña para alertar sobre el consumo problemático. Los primeros excesos que contempla son: el juego, las sustancias legales e ilegales y la tecnología. Según el Programa Provincial de Adicciones, desde que se inauguró este 0800, se reciben de 3 a 5 llamados por día y la mayoría representan consultas por el exceso de juego. Anunciaron que el mes que viene se podrán ver tres nuevos spots que llamarán la atención sobre: las compras compulsivas, los trastornos alimentarios y la automedicación. La visión de sociólogos y psicólogos sobre esta realidad.

“Si tu forma de consumir te molesta, podemos asesorarte”, indica el slogan de la campaña que llegó acompañada de videos con dibujos animados con el objetivo de no estigmatizar a las personas que son adictas a alguna de estas problemáticas.

“El consumo de tecnología, alcohol,  drogas y juego puede tornarse problemática. Lo que ha hecho esta campaña es generar una inquietud en relación a estos temas. Recibimos entre 3 y 5 llamados por día al 0800-333-4884 y mayoría de estos son por pedidos de ayuda o asesoramiento sobre el juego”, explicó Carina Stehlik, titular del Programa Provincial de Adicciones.

La licenciada en Trabajo Social señaló además que esta campaña permite reconocer al juego como un problema. “Quizás el consumo excesivo de alcohol sea un tema más naturalizado en el sentido de que la gente ya sabe adónde o a quienes puede consultar al respecto, esto no pasaba con el juego y por eso apuntamos a esta problemática. En la misma línea entre septiembre y octubre también apuntaremos a las compras compulsivas, los trastornos alimentarios y la automedicación”, manifestó Stehlik anunciando el lanzamiento de tres nuevos spots que podrán verse próximamente y alertarán sobre estas problemáticas.

El lado psicológico

Una o varias adicciones esconden un trasfondo que varía según cada persona. Sin embargo, hay muchos desencadenantes que pueden conducir a buscar una vía de escape en algún consumo que, en exceso, se convierte en un laberinto del que cuesta salir.

“Hay muchos factores desencadenantes ya sean sociales o individuales. Estamos expuestos de forma permanente a un bombardeo de publicidades, programas de televisión, revistas y comentarios que se apuntan en el consumo. Vivimos en la era del consumo, en una época de vacío existencial que mucha gente piensa que se puede rellenar consumiendo pero todo esto es ficticio”, expresó Daniel Venturini, psicólogo y magíster en Terapia Cognitiva.

El experto agregó que la falta de contención en casa o los modelos familiares también pueden influir en el desarrollo de una adicción. “Años atrás, el padre de familia trabajaba y con su sueldo podía sostener a su familia. Ahora esta realidad ya no es posible, mamá y papá tienen que salir a trabajar para poder mantener a sus hijos y a los chicos los forman internet, los medios, la televisión que les dice que hay que tener el último celular entre otras cosas”, dijo.

Además, el profesional señaló que cuando una sociedad está en crisis, aumenta la cantidad de gente que se vuelca al juego porque cree ilusoriamente que esto los va a salvar, que van a poder salir adelante. Esto está demostrado, algunas de estas personas dejan de creer que pueden progresar en su trabajo y se inclinan por la otra alternativa.

“Es difícil salir de cualquier adicción. Pero en cuanto al juego es complicado por el atractivo que representa: cuando uno entra a un casino inmediatamente es invadido por un montón de estímulos sensoriales, a los clientes asiduos se les da regalos, las luces, la música, el tintineo de las máquinas, las horas pasan sin que nadie lo note”, manifestó.

Para concluir, Venturini señaló que el consumo excesivo suele tener relación con la falta de afectos, la frustración o la falta de proyectos claros de vida por lo que siempre es importante ayudar a aquella persona que no se da cuenta de que está perdiendo el control y no abandonarla.

La visión sociológica

“Cuando la persona rompe su pauta de comportamiento, es decir, su límite, el control que le permite relacionarse en sociedad, ahí es cuando se convierte en un adicto. El juego es una adicción que puede traer serios problemas en la vida de alguien: puede perder a su familia, su trabajo, sus bienes, todo se le va de las manos sin que se dé cuenta”. Con estas palabras, Leticia Araya Peleitay, titular de la cátedra de Sociología de las facultades de Periodismo, Publicidad y Locución de la Universidad Juan Agustín Maza definió al momento en el que el consumo se desborda.

La profesional se refirió también a las publicidades, novedades y propuestas que impulsan al consumo. Por ejemplo, los planes de telefonía móvil permiten que las personas estén conectadas permanentemente a sus redes sociales o What’s App. A su vez, en las máquinas tragamonedas de los casinos se puede jugar con 5 pesos. “Es económico y por eso estas adicciones crecen exponencialmente”, indicó.

Según Peleitay el fenómeno es curioso, ya que considera que la sociedad que te da un lugar en determinado círculo en base al nivel de consumo de una persona es la misma que luego te excluyo si la situación se desborda. Ese es el momento en el que el aquel que sufre una adicción se percata de su realidad.

“El entorno se da cuenta primero pero la persona en sí lo nota cuando cae en la cuenta de que se está quedando sola o que lo ha perdido todo. Por eso es importante la contención de familiares, amigos, allegados que puedan pedir ayuda para el que atraviesa ese momento e intentar que se asesore. No es fácil pero hay que tener paciencia”, concluyó la profesional.

Temas relacionados