El kirchnerismo firmará el dictamen del pliego de Roberto Carlés

El abogado propuesto por el Ejecutivo para ocupar la vacante que dejó Raúl Zaffaroni en la Corte Suprema será el protagonista de la audiencia pública que se celebra este martes en el Senado. El oficialismo tiene el número para llevar el tema al recinto.

Roberto Carlés tendrá su prueba de fuego ante el Senado este martes, cuando se presente ante la Comisión de Acuerdos para responder preguntas de los senadores de cara a cubrir la vacante en la Corte Suprema de Justicia.

La audiencia pública fue convocada para las 10 en el Salón Azul y, de no mediar imprevistos, el oficialismo cuenta con el número suficiente para firmar el dictamen ese día, a pesar de que la oposición mantiene su compromiso de no avalar ningún postulante de este gobierno.

El presidente del bloque de senadores radicales, senador Gerardo Morales, ratificó el rechazo de su bancada al pliego de Carlés.

Dos son los principales motivos que fundamentan esta decisión: por un lado, que “debe ser una prerrogativa del próximo gobierno la de integrar las vacantes mientras el Máximo Tribunal pueda funcionar como sucede en estos momentos” y, por otro lado, que el candidato “no cuenta con experiencia ni trayectoria para el cargo”.

De los 18 miembros de la Comisión de Acuerdos, nueve pertenecen al Frente Para la Victoria –incluido su presidente, Rodolfo Urtubey-, sumando a la aliada neuquina Lucila Crexell.

Cuatro son del radicalismo, y la lista se completa con Adolfo Rodríguez Saá (Interbloque Federal), Carlos Verna (PJ La Pampa) y Luis Juez (Fte. Cívico por Santiago).

De lograr el dictamen, el Frente para la Victoria intentará debatir el pliego en el recinto, pero la negativa de la oposición le impide reunir los dos tercios de los votos requeridos por la Constitución Nacional para cubrir la vacante en la Corte.

Niega ser kirchnerista

A poco de su presentación en el Senado, Carlés aseguró que “nunca” fue “kirchnerista” y reconoció su “relación personal con el papa Francisco».

Mientras el arco opositor mantiene el compromiso de no prestarse para la designación de un nuevo juez supremo para lo que queda del mandato de Cristina Kirchner, el jurista aclaró: «nunca fui kirchnerista. Apenas se anunció mi postulación se dijo que era militante de La Cámpora y de Justicia Legítima. Nunca lo hice. He tenido militancia, sí. El día que cumplí 18 años me afilié al radicalismo. Luego de la crisis de 2001 participé de la experiencia inicial de lo que fue ARI».

Pese a todas las críticas de la oposición, que se potenciaron luego de que expresara públicamente que «la prisión perpetua es inhumana», Carlés no se resigna a quedarse afuera de la Corte Suprema: «Eso está en manos de la política. Quizá después de escucharme cambien el voto», dijo sobre la reunión de la Comisión de Acuerdos de este martes.

Desde que el Poder Ejecutivo lo propuso como candidato a integrar el máximo tribunal de Justicia, se hizo hincapié en la amistad de Carlés con la papa.

«Tengo una relación personal con el papa Francisco», reconoió el jurista en declaraciones al diario La Nación. «Para mí es un referente espiritual, una persona que ha estado muy cerca de mí en momentos difíciles. Y me ha invitado a participar de actividades vinculadas con mi especialidad, como el encuentro con la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte», apuntó.

De todos modos, Carlés trató de relativizar el efecto político-judicial que puede tener ese vínculo e intentó dejar en claro que no quiere sacar provecho de él: «Yo le pregunté si era conveniente ir a este último encuentro y me dijo que sí, pero creo que el problema lo tenemos nosotros, que sobredimensionamos todo lo que hace el papa».

El candidato a la Corte desmintió además una información que surgió al día siguiente de haber sido postulado por el Gobierno nacional: circuló que hace un par de años, a través de su cuenta de Twitter, cuestionó la figura del actual sumo pontífice al señalar que «nunca trabajó».

«No recuerdo haberlo escrito, como tampoco muchos de los tuits que aparecieron y anduvieron dando vueltas por ahí. De hecho, sabemos que hay gente que se dedica a hacer trabajos sucios», se desligó. «¿Si se lo aclaré al papa? De las charlas personales con él no voy a decir nada», concluy

Temas relacionados