El laberinto de la soledad

*La soledad , en su acentuada manifestación, es un comportamiento, que causa en la persona afectada, una ruptura de la vida en sociedad. Es una conducta inconveniente y a veces patológica, es la retirada hacia el silencio, cuando apremia la necesidad de frecuentar la comunicación interpersonal.

La soledad es una negación de la vocación social, que esencialmente caracteriza a la condición humana, es la sombra que interrumpe la integración con otros seres humanos. Es un enemigo peligroso y despiadado ,que suele obtener resultados negativos para el alma, la mente y el cerebro, sufrimientos y consecuencias emocionales.

En la dinámica de las relaciones humanas, la soledad es también la incertidumbre y la duda y el temor de de la aparición del desprecio o el rechazo , o presumir que no será valorado, o imaginar que en su espacio individual encuentra el secreto de su liberación, o preferir el camino de la huida, impulsado por la falsa creencia de encontrar actitudes de exclusión del grupo social de pertenencia (amigos, familia, conocidos), o interpretar que no cuenta con las habilidades sociales de los seres que lo circundan.

El principal aporte que puede brindarse a quien se refugia en la soledad es el afecto y el amor, la comprensión de su estado espiritual, la dedicación de los buenos sentimientos y todas las manifestaciones que contribuyan a fortalecer su autoestima, la seguridad en su integración social y el crecimiento de su bienestar personal.

La soledad contiene sufrimientos que pueden ser superados o mitigados, como la hoguera de angustias causada por el alejamiento o la ausencia definitiva del ser amado o el dolor de los oprimidos que alientan el advenimiento de un mundo mejor y mas justo. Se trata de la soledad que ahoga ,paraliza y pinta en tu rostro una mirada larga .,fija y lejana.

En razón de ello no permitas que la soledad insista en colonizar tu mente y tu cerebro, ni admitas el resurgimiento de mus heridas o el regreso de los recuerdos mas dañinos.

Si aceptas con el alma el acercamiento de la comprensión positiva que emerge a raudales del cariño sincero de los seres que te rodean.
Si no olvidas que la soledad transita siempre un camino circular que concluye reiteradamente en el mismo vacío.
Si puedes comprender que la soledad desnuda tu dolor una y otra vez, como la insistencia de la gota que horada la piedra.
Si conoces los diferentes sonidos de la soledad, cuando avanza por tus senderos cerebrales y no ignoras que es enemiga de tu vida, y de la posibilidad de construir el equilibrio y la armonía necesarias para tu evolución.
Si compruebas que la soledad marcha siempre acompañada de la depresión, y sabes que ambas te alejan de las bondades y claridades que tienen las oportunidades y sorpresas positivas que brindan las relaciones sociales

Si percibes las vibraciones espirituales transmitidas por los que bien e aman; si comprendes que en en el inmenso desierto de la soledad, la ansiedad se agiganta y la serenidad de los buenos pensamientos disminuye

Si tu experiencia reconoce los hondos sufrimientos, la impaciencia y la inseguridad causados por la soledad. Si estás predispuesto a derribar el muro que te aleja de los demás seres humanos. Si estas decidido a avanzar hacia la construcción de nuevas esperanzas; si estas preparado para dar la bienvenida a proyectos realizables. No te detengas. Arremete victorioso contra la soledad que esclaviza, como el Quijote contra los molinos de viento, y continúa en ese camino de lucha y abnegación, sin volver nunca mas la vista atrás.

Si comprendes que la soledad encarcela tu libertad
Si entiendes que ensombrece tu capacidad de amar
Si percibes que obnubila tu inteligencia
¡ Expúlsala de tu vida !
¡ No te detengas !
¡ Es ahora y no después !
¡ Hoy y no mañana !
Como enseña José Ingenieros, » mañana es la mentira piadosa con que se engañan las voluntades moribundas «.

*Por Roberto Burad

 

Temas relacionados