El mundo se ahoga en plástico

Los plásticos se están apoderando de nuestro planeta. Su uso amenaza con contaminar cada rincón de la Tierra, desde el Ártico hasta la Antártida, incluidas zonas pobladas e islas deshabitadas.

Cada año, los mares y océanos son receptores de hasta 12 millones de toneladas de basura, que equivalen a hasta 1.200 veces el peso de la Torre Eiffel parisina. Por poner un revelador ejemplo, una botella de plástico tarda unos 500 años en descomponerse.

Solo depende de nosotros que este flagelo no siga sucediendo, y generando futuros problemas a quienes serán nuestros herederos. Rapidamente debemos comenzar a reciclar todos los plásticos, haciendo de ellos elementos útiles y que no sigan contaminando nuestro medioambiente. Lo que en un momento fue una solución, hoy es un grave problema. Si no paramos de contaminar, nuestro planeta está condenado.

Los datos son terroríficos: algunas especies se están extinguiendo a una tasa 1000 veces mayor de la normal. El 90% de la Gran Barrera de Coral está muerta o agonizante. Y los peces se han vuelto adictos a los plásticos que atestan los océanos.

Los científicos han descubierto una suerte de milagro que podría salvarnos. Si logramos proteger la mitad de nuestro planeta de la explotación humana, nuestro ecosistema sería capaz de estabilizarse y regenerarse. ¡La vida en la Tierra se recuperaría!

Comentar

comentarios

Temas relacionados