El nuevo hotel de San Rafael avanza lento

Los sanrafaelinos recibimos con asombro la instalación de un nuevo complejo hotelero, y precisamente en donde naciera San Rafael, en La Villa 25 de Mayo,pero advertimos que las obras han quedado suspendidas

La cadena norteamericana Howard Johnson anunció en su momento una inversión de 12 millones de dólares para la construcción de su primer hotel en Mendoza, ubicado estratégicamente en el distrito Villa 25 de Mayo, en una de las márgenes del Río Diamante, a 10 kilómetros de Los Reyunos.

Anunciado por el arco político en su momento, como el quinto hotel cinco estrellas, y el primero de esa categoría, en San Rafael, desde la empresa se encargaron de aclarar “En realidad, técnicamente, se trata de un cuatro estrellas superior, con servicios de lujo”, dijo Ignacio Balliana, Director de Marketing de Howard Johnson Argentina, cadena que en 2013 abrió 10 complejos en distintos puntos del país.“El proyecto está muy bien encaminado y ya se está trabajando en la zona” dijo en oportunidad de reunirse con los medios, Balliana, pero hoy advertimos que viene muy lento el emprendimiento.

Los anuncios prometían un resort de la más alta calidad de la cadena, con todos los servicios homologados a nivel internacional y hacían galas de construir en el lugar, uno de los Centros de Convenciones más modernos de nuestro país.

Declararon en su momento que el hotel que se construye sobre una propiedad de 600 hectáreas, que fuera del grupo Cartellone, -el mismo que tiene una situación complicada con la Frutícola San Rafael, la ex Molto- contaría con 90 habitaciones, un amplio spa, gym, center, cancha de tenis, varias piscinas cubiertas y descubiertas. El complejo está ubicado dentro de un predio donde se construiría un barrio cerrado, y que la empresa administradora comercializaría los lotes de un futuro country.Dentro del nacimiento del nuevo emprendimiento se plantarían viñedos y se construiría una bodega para que los huéspedes, puedan realizar las labranzas en la propiedad y vivir esa experiencia, y como valor agregado, poder beber el vino nacido de esas tierras ancestrales.

Quien operaría el emprendimiento con una franquicia, señalaban que era un grupo rosarino, que tiene otras propiedades en el sur mendocino.

Originalmente pensado en terminar su construcción en 18 meses a dos años e inaugurarlo este año tiene retrasado en un gran porcentaje su avance, desconocemos los motivos, que pueden ser varios, freno a las inversiones, por el estado de incertidumbre del país, o sencillamente todo lo destinado a infraestructura a sido derivado a otra unidad de negocios. Seguramente que con el correr de las horas y los días, tendremos la información oficial.

Imágenes Gentileza Rubén Bergaglio

Albamonte, fue  diputado de la UCeDé, aliado al menemismo,  hoy reconocido empresario hotelero.

Alberto Albamonte, 63 años, divorciado dos veces y con cuatro hijos, saltó a la fama como dirigente de la UCeDé, junto a Álvaro Alsogaray, con quien fundó el partido tras el regreso de la democracia. Alejado de la política desde 1995, fue dos veces diputado por la UCeDé, aliada al ex presidente Carlos Saúl Menem, con quien lo unió una gran amistad. “Mi segundo casamiento, en 1994, se hizo en la Quinta de Olivos”, recuerda.

De joven, hizo el servicio militar en la Policía Federal e instaló una fábrica de almohadas con dos amigos del secundario. Trabajó en un frigorífico y creó su propia trader, que importaba y exportaba productos ganaderos. “No tenía trayectoria política. Tuve una carrera meteórica; a los pocos días fui orador, con Alsogaray, en un acto en Excursionistas. En 1985, organicé un acto en River, lo llenamos, cobrábamos u$s 2 la entrada y pusimos alcancías.

Fue un éxito, nos quedaron u$s 25.000 para la campaña de la UCeDé”, cuenta. Ese acto lo proyectó dentro del partido. Así, en 1987 fue diputado nacional, cargo que renovó en 1991, tras la recordada campaña “Con Albamonte sí”, con música de Cacho Castaña. En 1990 trabajó por el “No” en el plebiscito de Antonio Cafiero para reformar la Constitución provincial, que buscaba la reelección. En 1994 fue convencional en la Reforma de la Constitución Nacional.

¿Por qué dejó la política? “Le propuse a Menem que no fuera reelecto al terminar su primer mandato; le propuse a Reutemann, para alternar, porque me parecía que su segundo mandato no podía ser tan bueno, para que fuera por la presidencia en 1999. Pero Menem lo rechazó y decidí irme de la política”, asegura. Empezó a trabajar con Eduardo Eurnekian, como director del Multimedios América y en 1997 compró, con el empresario, la licencia de Howard Johnson para el país. Como el grupo ganó la licitación para los aeropuertos, Albamonte se separó y se quedó con el 100% de la cadena, que abrió su primer hotel en 1999 y hoy cuenta con 28.

Fuente: www.cronista.com edición impresa Negocios 28.01.13

Temas relacionados