El Padre Copado está recluido en General Alvear

El padre Edgardo Daniel Copado, quien fuera separado de sus funciones por el Arzobispo de Mendoza y denunciado penalmente por posible estafas a los fieles católicos de Guaymallén, se encuentra recluido en el domicilio de sus padres de General Alvear, de donde el sacerdote es oriundo.

El caso, de gran repercusión mediática en la Capital provincial y también en medios nacionales, se conoció a principio de semana. Copado se desempeñó hasta agosto último como responsable de la Parroquia Nuestra Señora del Cármen de Rodeo de la Cruz, hasta que se le acumularon las denuncias en su contra: estafaba a los feligreses a quienes pedía dinero para obras que nunca realizaría, y muy por el contrario utilizaba en su propio beneficio a tal punto que se desplazaba en un vehículo de alta gama (Toyota Camry). Adminitración fraudulenta es el delito que se le imputa. Desde el arzobispado de Mendoza se han comprometido a colaborar con la juisticia y a «activar las instancias canónicas» que correspondan.

Un canal de televisión de Mendoza precisó en su edición central de la víspera que Copado planeaba realizar un viaje al norte del país «acompañado de dos mujeres», según los datos que se fueron recogiendo en las investigaciones a las que el religioso está siendo sometido por sus correrías, y que incluso podrían llevarlo a la cárcel. El cura argumentaba que parte de los donativos obtenidos tenían como destino la construcción de un albergue para sacerdotes ancianos y enfermos y la fundación de la Virgen del Cerro de Salta, donde aseguran no haberlo visto nunca.  En la excursión norteña -según la misma fuente-, también tenía planeado recorrer otros puntos de atracción turística de la región.

Copado alquilaba un departamento particular y no se alojaba en la parroquia, hecho fue cuestionado hasta por el propio Ministro de Desarrollo Social y Derechos Humanos de la provincia Cristian Pablo Bassin, (foto) también sacerdote y miembro de la misma congregación a la que pertenece el religioso alvearense.  

«Se ha equivocado, alejándose de los votos de pobreza, obediencia y castidad que los salesianos profesamos.  Los salesianos no podemos tener bienes personales, todos deben pertenecer a la congregación y el padre tiene que estar en la parroquia, a donde la gente pueda ubicarlo cuando lo  necesita. Por sentido común el párroco tiene que estar en su parroquia», dijo Bassin, quien avaló lo actuado por el arzobispo de Mendoza Carlos María Franzini en su carácter de «pastor del rebaño de la iglesia peregrina del lugar».

Por ahora se desconocen montos probables de la estafa. La argumentación de estar frente a una persona bipolar podría ser la argumentación a la que recurrirían los abogados de Copado para lograr su absolución.

 

Temas relacionados