El poder, es el poder…

No quieren que las provincias adelanten sus elecciones

No quiere que convoquen los comicios locales durante la primera mitad del año; busca así postergar el debate electoral para retener poder hasta último momento.

Encendió en el gobierno todas las alarmas: el adelantamiento de las elecciones en Chaco para el 8 de marzo del año que viene que impulsa a los gobernadores a que posterguen los comicios provinciales para la segunda mitad del año es un tema preocupante para la Casa Rosada.

Ello provocó que se inicie una nueva batalla, que es la de evitar que esto ocurra, sobre todo en los distritos en los que no está asegurado un holgado triunfo del oficialismo.

Según refiere hoy diario La Nación, a partir de la decisión del vicegobernador chaqueño en ejercicio del Poder Ejecutivo provincial, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, el Gobierno emprendió una serie de consultas con los gobernadores para evitar que convoquen a elecciones en los primeros meses del año.

Cristina Kirchner no quiere adelantar los tiempos y promueve que recién a partir de agosto, con las primarias nacionales, se abra el calendario. Hasta ahora, el Gobierno logró que Catamarca, la primera provincia que suele comenzar el año electoral, postergue la decisión de convocar a los comicios provinciales, que tenía como fecha posible también marzo.

A su vez, Jorge Capitanich dejó en claro la nueva estrategia la semana pasada, cuando sorprendido por la jugada de su vice, que podría incluso obligarlo a él mismo a renunciar a su cargo en el Gabinete para volver a su distrito, anunció que no le parecía correcto que en marzo comenzara el proceso para elegir las nuevas autoridades provinciales. Ese concepto lo extendió durante la semana a los gobernadores, con quienes emprendió un diálogo para consensuar el calendario.

Según La Nación, en ambos casos, como Chaco y Catamarca, un triunfo del peronismo está en duda. En tierras de Capitanich, la supremacía oficial está amenazada por la intendenta radical de Resistencia, Aída Ayala. En el caso de Catamarca, la gobernadora Lucía Corpacci libra una batalla interna con su vice, Dalmacio Mera, que podría volcarse por el candidato bendecido por Sergio Massa, el actual intendente de la capital, Raúl Jalil. Pero tampoco los números de las encuestas acompañan al Frente para la Victoria ante un ajustado resultado con otro de los precandidatos, el ex mandatario Eduardo Brizuela del Moral que se impuso en las últimas elecciones legislativas.

Fuente MDZ

Temas relacionados