El primer fuerte de San Rafael fue provisional

Esta semana la profesora, María Elena Izuel nos sigue contando sobre la construcción del primer Fuerte de San Rafael.

LA HISTORIA DE MI TERRUÑO

ARTICULO N° 20

EL PRIMER FUERTE DE SAN RAFAEL FUE PROVISIONAL

Tras la fundación del Fuerte el 2 de abril de 1805, al que Teles Menezes denominó San Rafael del Diamante en honor al Virrey Rafael de Sobremonte y mientras los aborígenes festejaban el acontecimiento con un almuerzo y gran algarabía, tras la ingesta de los cargamentos de vinos con que los obsequiaron y  los españoles hacían resonar los cañones para demostrar su poder, el Cmte. Teles Menezes y sus oficiales fueron hasta la barranca del río, donde el geógrafo debió plantar su grafómetro en el lugar que le designó el Cmte.

Por la tarde, los principales Cacique Pehuenches: Carrilef, Caripán y María Josefa Roco, se acercaron hasta la tienda de campaña del Cmte. Teles Menezes y realizaron un pequeño Parlamento, en el que reiteraron  lo ya expresado el día anterior y se subordinaron a las leyes del Rey.

El paso de Romero,  es el sitio donde hoy se levanta el dique Galileo Vitali. El lugar elegido quedaba “un tantito retirado del río para que éste en creciente no se lo pudiera llevar”, (A. G. I. Carta del Geógrafo al Virrey. Fecha: 05-04-1805) pero esta prevención fue insuficiente, pues en una crecida extraordinaria, en el mes de febrero del año 1900, el río se llevó ¾  partes del Fuerte.

La orden del virrey para la construcción del Fuerte,  fue de que lo hiciera procurando la mayor economía posible, utilizando lo que el medio brindaba: maderas o adobones.

Desde Mendoza habían transportado palas, hachas, azadones, picos y barreta, para los trabajos de construcción, que dieron comienzo el día 8 de abril.

Como necesitaban resguardo y abrigo, Teles levantó un fortín de “palo a pique”, y  así lo comunicó al Virrey, el que aprobó la medida.

Teles no comenzó la construcción del Fuerte hasta  después de la firma del Parlamento, recién entonces se tranquilizó, como para proceder a erigir el Fuerte.

Poco a poco, muchos Caciques, con sus parcialidades, concurrieron al Fuerte después del Parlamento, para expresar que aceptaban los términos del mismo y que se reducirían, aceptando el bautismo.

Al construirlo de adobón, iba a ser un Fuerte, esa es la diferencia con un fortín, que se hacía de palos, y así lo aceptó el Virrey “Está bien que empiece V.M. el Fuerte de San Rafael con adobón para que sea muy permanente…”. (A. G. N. Sala IX. Legajo 3. Carpeta 3-5-2. Fecha: 03-05-1805).

De todos modos, en 1805, no pudo comenzar la construcción, pues no estaban hechos los adobones, necesitaban la  paja del trigo, con la que no contaban.

Como necesitaban el agua, tanto para uso humano como para riego, hicieron “un acequión” que extrajeron del río.
Una vez que tuvieron los adobones comenzaron la construcción y Teles comunicaba: “En la erección del nuevo Fuerte se trabaja con todo el esfuerzo…En el entretanto suple el provisional, en el que no falta la necesaria comodidad…”. (A. G. N. Sala IX. Carpeta 3-5-2. Fecha: 08-12-1806).

En una carta que elevó a las autoridades a fines de 1807 informó Teles “… he construido un fuerte provisional de adobón en extensión de cincuenta varas con baluartes y sus garitas en los cuatro ángulos circundado todo con cuartos que sirven de Cuartel y uno separado para la Capilla, otro que sirve de Sala de Armas con más de siete habitaciones de paredes techadas habitadas ya por familias además de doce ranchos de paja; he echado ya en cimiento del fuerte principal dos mil cargas de piedra, tengo prontos cuarenta mil adobes y cortada porción de madera para construir diez casuchas, he desmontado porción de terreno que ya produce toda suerte de grano, he plantado infinitos árboles frutales y saucería, regando todo una caudalosa acequia”. (A. G. N. Sala IX. Leg. 3. Carpeta 3-5-2. Fecha: 12-10-1807).

Teles Menezes falleció en enero de 1810 y en la última carta que escribió, en setiembre de 1809, informó sobre todo lo que había hecho hasta ese momento y reitera   que no había podido levantar el fuerte principal, de 80 varas y que sólo había reforzado el que tenía de 50 varas, es por eso que sostengo que el fuerte del cual se encuentran los restos en la Villa 25 de Mayo, no es el que mandó construir Teles Menezes, éste quedó destruido por las inclemencias del tiempo y años después se erigió otro, que a su vez fue reconstruido en distintas ocasiones.

Por Prof. María Elena Izuel para Día del Sur Noticias

Temas relacionados