El “Ratón Escandaloso” de Oreste, ¿Escuchaste alguna vez de el?

El "Ratón Escandaloso" de Oreste, ¿Escuchaste alguna vez de el?

Un 13 de Marzo de 1966 algo raro y único pasaría en la grilla de largada del autódromo de Buenos Aires… entre las cupecitas V8, los imponentes Chevys y Fálcons seis en línea se posicionaria sin previo aviso alguno ante el público proveniente de Córdoba – Alta Gracia….

¡Un Renault Gordini! de cuatro cilíndros y tán solo 100Hp al mando de Eduardo Copello…

¿Bastante loco no? Bueno, pero sepan algo amigos que en esos años el Turismo de Carretera permitía mucha libertad en materia de desarrollo a los preparadores cosa que el “Mago” no iba a desperdiciar.

Oreste Berta a pedido de Eduardo Copello en conjunto de su equipo técnico desarrollaria un auto casi “imbatible” para la época capás de arrasar con la competencia.

¿Qué hizo Berta con éste pequeño Gordini?

Partiendo de un casco original Gordini alivianado, el “Mago” se concentró en extraerle el máximo potencial al pequeño motor de 4 cilindros y 850cm3. Para ello, elevó la cilindrada hasta alcanzar los 1000cm3 y le colocó dos carburadores Weber doble boca simultáneos.

Si bien no existen datos específicos de la preparación completa, se sabe que tanto la tapa de cilindros, el árbol de levas y los múltiples de admisión y escape recibieron el “toque de magia” del preparador de Alta Gracia Oreste Berta. Así, se pasaron de los 35Hp originales a unos briosos 100Hp, gracias a los cuales alcanzaba ahora una velocidad máxima superior a los 190 km/h, que si bien no era una velocidad digna de un Turismo De Carretera, les “pasaría el trapo” sin lugar a dudas con mucho menos, lo cual era la idea…

La caja era de 4 velocidades y mantenía las relaciones originales de fábrica. De acuerdo con las propias palabras de Berta antes de la carrera, “el auto iba a acelerar más que los TC, frenaría más rápido que ellos y doblaría sensiblemente más ligero, independientemente de ser más lento en lo derecho”.

Según hechos tras haber establecido el 6to tiempo en las pruebas de clasificación, largó 3ro en la segunda serie y rápidamente tomó la punta, aunque solo pudo mantenerla durante una vuelta para regresar a la tercera posición que mantendría hasta la bandera a cuadros. En la largada de la final, nuevamente volvió a prevalecer la relación peso-potencia del Gordini el cual, gracias al pulido manejo de Copello, se dio el gusto de puntear delante de todo el parque del Turismo Carretera durante dos giros y frente a un público que desde las colmadas tribunas, observaba incrédulo cómo aquel “autito blanco” marchaba en primera posición.. ¿Increible verdad?

Lamentablemente, la aventura duró solo dos giros debido a la rotura de una manguera del radiador. Sin embargo, había quedado claro que tenía un gran potencial para demostrar.

Luego de esta carrera, Oreste Berta decidió modificar más profundamente al Gordini de IKA. Construyó una trompa con fibra de vidrio, más penetrante y liviana, y le modificó la altura y el diseño del techo, el cual canalizaba el aire hacia atrás de un modo más fluido y lucía más bajo, aunque no tuvo la necesidad de cambiar las puertas originales.
Las suspensiones fueron mejoradas y adaptadas para las nuevas llantas de 13” x 5,5”, las cuales montaban neumáticos Dunlop Racing de Fórmula 2.

Sin embargo, a la categoría no le pareció “apropiado” que un Renault Gordini de 1 litro le hiciera frente a la potencia de los motores V8 y 6 en línea, por lo que establecieron un nuevo peso mínimo de 1000 kilos para este tipo de vehículos. Con esta nueva reglamentación, el producto de IKA perdió competitividad y Berta abandonó el proyecto.

El auto estuvo desaparecido durante mucho tiempo hasta que afortunadamente, en el año 2012, fue recuperado, restaurado y luego exhibido en la  Autoclásica, así que para los entusiastas de éste pequeño ratoncito escandaloso..¡A ponerse contentos!

Por Leandro Barrientos

Comentar

comentarios