El Renault R4 Súper Montecarlo

Renault ante la caída de sus ventas debido al éxito de Citröen con su 2CV decidió fabricar un coche que fuera económico y fiable como el citroen y decidió abandonar la configuración del todo atrás de sus modelos y fabricar su primer coche de motor y tracción delantera, en 1961 lanzo sus modelos R3 ( modelo básico de entrada ) R4 y R4L ( versión de lujo ) con una mecánica sencilla de cuatro cilindros en línea y 845 centímetros cúbicos acoplado a una caja de 3 velocidades y una potencia 20 C.V. En la Argentina conocimos los R4 Correcaminos con una pintura especial, y se terminó la producción en el país con los  4S GXL.

Para que el coche fuera lo mas polivalente posible se diseño para que contara con una carrocería alta y amplia de 5 puertas ( el primero de la marca francesa ) y un eficaz sistema de suspensión con barras de torsión capaz de superar obstáculos de hasta 26 ctms. de altura.

Su sencillez y fiabilidad mecánica, su chasis con carrocería portante y su eficaz suspensión hizo que el coche fuera popular rápidamente sumado a un competitivo precio hizo que fuera un coche masivo y prácticamente el que motorizo la sociedad francesa en los 60´s y que fuera ampliamente usado por corporaciones y empresas, como por ejemplo la Gendarmería francesa o la Guardia civil rural en nuestro país.

En 1962 renault participo con tres unidades en el durísimo rally safari east África con un magnifico 5 puesto que puso de manifiesto su polivalencia en terrenos y caminos complicados lo que les llevo a usarlo en el montecarlo de 1963.

Pintaron las unidades con el color nacional ( por aquel entonces en el Montecarlo aun usaban los colores nacionales en los coches, rojo los italianos, gris los alemanes, verde los ingleses y azul los franceses ) le equiparon con un parachoques doble y tres faros antiniebla para superar los míticos tramos nocturnos del Montecarlo a la par que dotarle de neumáticos de nieve delanteros y un cable de acero para remolcar en caso de problemas así como unas lonas para cubrir la parrilla delantera para evitar que se congelara el líquido refrigerante del motor.

Con este coche se presentaron viajando desde París Pierr Manzon y Huber Melot en las frías y nevadas carreteras del Principado Monegasco.

A pesar de del magnifico resultado cosechado en el safari los Renault no pudieron hacer frente a los poderosos Saab nórdicos habituados a la nieve, los escasos 20 caballos ( aunque el coche era bastante ligero, algo mas de 600 kg. ) y sus limitados frenos de tambor le impidieron estar arriba quedando en 68ª posición en un rally muy complicado que fue ganado por el saab 96 conducido por Erik Carlsson y copilotado por Gunnar Palm.

Comentar

comentarios

Temas relacionados