El Senado aprobó la ampliación de la Corte

Los dos legisladores radicales díscolos garantizaron el quórum, aunque votaron diferente la iniciativa para ampliar la Corte: Ferrer lo hizo en contra y Soto a favor. El proyecto pasó a Diputados.

El oficialismo aprobó en el Senado el proyecto de reforma judicial para ampliar de 7 a 9 los miembros de la Corte de Justicia. Con 24 votos a favor y 14 en contra, la iniciativa obtuvo media sanción y ahora pasará a la Cámara de Diputados.

Esta vez los radicales “rebeldes” Raúl Ferrer y Walter Soto dieron quórum. La semana pasada ambos senadores habían decidido pegar el faltazo y la sesión se cayó porque el Frente Cambia Mendoza no consiguió la cantidad necesaria de legisladores para habilitar el debate.

Ahora los dos estuvieron presentes, en medio de acusaciones cruzadas entre radicales y justicialistas por las historias de sus partidos, aunque tuvieron distintas posturas al momento de votar la iniciativa. “Este proyecto no garantiza la agilización de la Justicia”, indicó Ferrer, anticipando su voto en contra.

Además, criticó al gobernador Alfredo Cornejo por “haber mencionado que hay personas encargadas de ablandar”. “Creo que eso es propio de personas que no peuden controlar sus emociones: me sentí afectado, sentí que me condicionaban”, se quejó.

Soto, por su parte, votó a favor expresando: “Estoy conforme. Se cumplió el pedido de una semana más. Nadie me presionó ni obligó: tengo autonomía para decidir y la convicción de que esto es lo mejor para los mendocinos”, añadió.

Durante el debate, oficialismo y oposición reiteraron los mismos argumentos de siempre. Los radicales indicaron que el proyecto para sumar dos jueces a la Corte agilizará las causas judiciales. Mientras que desde el PJ acusan a Cornejo de intentar manejar el Poder Judicial.

Quien más duro criticó al oficialismo fue el senador justicialista Luis Böhm, quien reconoció “la valentía” de Ferrer por votar en contra. “Esto es una tomadura de pelo, no lo mandó el Ejecutivo porque mide mal en las encuestas”, sostuvo. Luego, arremetió contra uno de los autores del proyecto: “Se nota en la cara de (el radical Juan Carlos) Jaliff que no le gusta este proyecto, porque huele a Cornejo, aunque me lo niegue”.

Luego retomó con la crítica al proyecto: “Si es necesario aumentar los jueces, ¿por qué no nombramos tres gobernadores para hacer al Ejecutivo más eficaz?”.

Pese al rechado del justicialismo, la Izquierda y Ferrer, Cambia Mendoza consiguió los votos necesarios para aprobar la iniciativa y enviarla a la Cámara de Diputados.

En respuesta, Jaliff se declaró “ofendido” y añadió que “Cornejo no sabía que se podía ampliar la Corte”. Luego argumentó que las Cámaras reciben 6 recursos por día, por lo que la modificación es necesaria.

Ahora sólo resta que Diputados de la sanción final para ampliar los jueces de 7 a 9, a menos de un mes de que ingresara el proyecto en la Legislatura. Aunque la norma llegue en medio de una “pelea” de Cornejo con los jueces, el argumento del Gobierno es que se acelerarán los procesos judiciales, teniendo en cuenta que existen 25 mil causas cada 100 mil habitantes en la provincia.

Luego de que se produzca esa votación, el gobernador tendrá que proponer a dos candidatos para jueces de la Suprema Corte. Los pliegos se enviarán al Senado, donde gracias a sus números, el oficialismo no tendría problemas en aprobarlos con celeridad. A pesar del hermetismo sobre los posibles designados, un sector -encabezado por la vicegobernadora Laura Montero- espera que finalmente haya una mujer en el máximo tribunal.

En paralelo, la Casa de las Leyes también analiza un proyecto que continúa con la idea de “agilizar la Justicia”, modificando el contexto en el que se realizan las audiencias en la provincia: se le quita control a los jueces sobre este procedimiento, se crea una oficina exclusiva para administrar las audiencias y se permitirá que los magistrados tengan un reemplazo en caso de no poder presentarse o continuar a cargo de alguna de ellas.

Comentar

comentarios

Temas relacionados