El sol: un amigo al que hay que tenerle respeto para cuidar nuestra piel

El sol: un amigo al que hay que tenerle respeto para cuidar nuestra piel

Cuando las temperaturas empiezan a ser altas y el sol cubre la ciudad, muchas personas nos vemos tentadas de realizar actividades al aire libre. Sin embargo, es más que importante tenerle respeto al sol a la hora de proteger nuestra piel y evitar las lesiones que puede causar la exposición a los rayos ultravioleta. Ahora bien, eso no significa quedarse encerrado en tu hogar. A continuación, te comentamos lo que debes saber para disfrutar al máximo tus días.

 

Los tiempos han cambiado en varios aspectos. Así como la tecnología ocupa un lugar cada vez más notorio en nuestra vida cotidiana, también el cuidado sobre nuestra piel lo hace. Muchos hemos escuchado historias familiares sobre eternos días de playa donde apenas se usaba protector solar. Eso, que siempre fue peligroso, hoy resulta imposible de pensar, ya que los rayos ultravioletas (UV) son cada vez más potentes y más dañinos para nuestro piel.

 

Ahora bien, eso no significa, bajo ningún concepto, que debas quedarte encerrado en tu hogar y privarte de las actividades al aire libre que tanto te gusta hacer en primavera en verano. El sol es, ante todo, un amigo al que hay que tenerle respeto y proteger nuestra piel es la mejor forma de hacerlo. En esa dirección, cada vez existen nuevas tecnologías en lo que al cuidado de la piel se refiere y muchas marcas avanzan a pasos agigantados (NuSkin).

 

En primer lugar, siempre debes tener tu piel hidratada. Esto corre tanto para mujeres como para hombres, por más que se suela pensar que únicamente el género femenino es la que debe prestar atención a la dermatología. Para eso, además de tomar dos litros de agua cada día, existen cremas especiales que hidratan la piel de acuerdo a las características que necesites. De esa manera, tu piel es menos proclive a las manchas y a la resequedad, algo que en verano es más que habitual.

 

En segundo lugar, siempre que estés expuesto bajo el sol, debes usar protector solar. Normalmente se piensa que eso se debe hacer si vas a ponerte a tomar sol en una playa o en el parque, pero eso es un cuidado incompleto y peligroso. Si te lo pones a pensar, siempre que estés en la calle estás expuesto bajo el sol. Esto ocurre también para las personas que trabajan en oficinas, donde suelen salir a caminar y a almorzar en uno de los peores horarios con el sol: el mediodía. Recuerda: siempre que estés expuesto a los rayos UV, ponte protector.

 

Por último, y en relación a lo anterior, evita los peores horarios de sol: la franja horaria de las 11 de la mañana a las 16 horas es la más complicada para nuestra piel, ya que los rayos de sol llegan con más potencia. Ya sea en la playa o en lugares con poca sombra, evita exponerte prolongadamente bajo el sol. Así, tu piel se verá mucho mejor y evitarás lesiones innecesarias.

Comentar

comentarios