Ellos sonrien

Por  Juan Carlos Fernández * La pobreza no está escrita en los Astros.  El subdesarrollo no es el fruto de un oscuro designio de Dios. EDUARDO GALEANO

Lo dijo Jesús Quinteros. EN SU VIDA HAN AGARRADO UN PUTO LIBRO.

Lo dijo Martín Caparrós. ESCRIBIMOS PARA LOS QUE NO LEEN.

Lo dijo Emilio Lledó. UNA SOCIEDAD QUE NO LEE, MUERE.  O nos matan, agrego yo.

Pero nos creemos sabios  porque navegamos  en internet y las redes sociales. Confundimos habilidades con conocimiento. De eso se aprovechan ELLOS. Los que creen que les alcanza con sonreír.

Aparecen los Durán Barba –  los hay diseminados por todo el país -. Y es lo primero que enseñan: a sonreír.  Aunque vengan degollando. Algunos  números y políticas hablan de ELLOS.

Nos muestran crudamente la cara de los que siempre sonríen. El 50 por ciento de los niños de nuestro país son pobres. Pero ellos sonríen. Reducen las raciones en las escuelas, y son cómplices del hambre, pero ellos sonríen. Con ítems disciplinan a los docentes,  pero no mejoran la Educación, que es esencial y bien visible.  La desocupación ha explotado encima de los dos dígitos, pero ellos sonríen. Cierran los comercios y las fábricas. Pero ellos sonríen. Nunca encuentran solución para la producción primaria. Pero ellos sonríen. Con una bodega golondrina quieren hacer verano. Y sonríen. Nos endeudan,  pero ellos sonríen. Practican el nepotismo a su máxima expresión, pero sonríen.  Siempre sonríen. En campaña sonríen.

Y los que perdieron se sacan fotos como si hubieran ganado.  Quizá sea porque saben que no han dejado de vencer.  Siempre se reciclan en nombre de la DEMOCRACIA. Representan muy bien a clase dominante del momento. Sonríen

Y la sociedad, exhorta,  sufre esa perinola maldita.  ELLOS la dominan, sólo atinamos a mirar de qué lado va a caer, aunque ya lo sabemos.

ELLOS siempre dicen interpretar a la sociedad. Aunque la miran con su propio prisma, y no ofrecen nada revolucionario. Toda su oferta,  ingenuamente,  busca de consolidar el  sistema.

Ante tanta hipocresía, es difícil creer que no hayan sido autores de valijas, bolsos y  mochilas. O que algunos de ELLOS no hayan visto que pasaron por sus narices.

Si  ganan, no admitirán que – otra vez -, será consecuencia del voto castigo, ahora al espanto.

Otra vez la opción, no la elección. Pero ELLOS creerán que construyeron el mérito.

Como el ladrón, vieron la ocasión y se ALINEARON  por carácter transitivo, a lo que hasta ayer rechazaban. Y se alinearon a lo que hasta anteayer fue duda y especulación. Pero no lo van a reconocer. Serán políticamente correctos.  Y así vamos, a los tumbos.

COMPAÑEROS SON LOS HUEVOS decía con énfasis un conocido radical que fue legislador.

Después pasó al ARI y muchas veces lo vimos cogote cruzado con Lilita Carrió y sus amigos, cuando venía a Mendoza. Hace poco se lo vio es un café con COMPAÑEROS que participaron de las recientes P.A.S.O.S. También estaba uno que potenciado por los dos hermanos, estuvo en el INSTITUTO DEL JUEGO y en poco tiempo  logró comprarse un lujuso departamento en la quinta sección a metros de la avenida Emilio Civít. En Maipú recuerdan cómo fueron sus comienzos allá por 1983.

SON ELLOS. Son los que hicieron culto a una casta. Los que dieron a sus familias una mayor movilidad social.  Los que conocen a la perfección  el privilegio de pertenecer.

Durante casi un siglo tuvo valor aquella frase QUE SE ROMPA PERO QUE NO SE DOBLE.

Hoy parece ser que la virtud política pasa por la resiliencia.  Nunca se sabrá si lo hacen  para compensarse o para protegerse. O para permanecer.  Porque permanecer tiene su recompensa. Nunca. Aunque la sospecha esté.

Siempre habrá una HISTORIA SUBALTERNA. Los que sufren cotidianamente aquella perinola cargada. TODOS PONEN.

Pero los que sacan son sólo algunos, y ya los conocemos. La injusticia se repite.

La colonia está volviendo permanentemente a nosotros.

Juan Rulfo de pronto dejó de escribir. El pensó que con PEDRO PÁRAMO ya había dicho todo lo que tenía para decir. Y no fue poco. ELLOS debieran leerlo. A lo mejor dejan de sonreír. A lo mejor.

*Juan Carlos Fernández- Periodista independiente- Para Día del Sur Noticias

Comentar

comentarios

Temas relacionados