Embraer, Vale e importaciones: Dilma busca superar otro mal momento con Cristina

José ‘Pepe’ Mujica optó por subirse al avión de Cristina Fernández en señal de que aún quedan algunos asuntos por resolver. Algo similar hará la brasilera Dilma Rousseff, quien llega mañana al país para concretar la postergada reunión con Cristina Fernández y superar así otro mal momento (comercial). Buscarán relanzar la relación bilateral, tras la salida abrupta de Vale y con las trabas a las importaciones como telón de fondo. Pero llegará en un contexto aún más complicado por el proceso que investiga supuestos pagos de coimas por parte de la aeronáutica Embraer.

La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, arriba mañana a la Argentina para reunirse con su par Cristina Fernández este viernes en Buenos Aires para retomar la ríspida agenda bilateral, signada en los últimos meses por las trabas comerciales, la salida de la minera Vale del país y, ahora, el proceso que investiga supuestos pagos de coimas por parte de la aeronáutica Embraer.

La mandataria brasileña propondrá una “agenda positiva” y superadora del momento actual. «“Tenemos una agenda bastante amplia con Argentina. Siempre discutimos todas las relaciones, las comerciales, las inversiones. Iremos a discutir todos los asuntos»”, dijo Rousseff a la prensa, según consignó la agencia ‘AFP’.

De acuerdo con un comunicado oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores, la agenda está integrada por “proyectos de cooperación en ciencia, tecnología, innovación y sustentabilidad” e incluye “iniciativas en energía nuclear, defensa, emprendimientos hidroeléctricos, construcción de satélites, industria naval y educación”. Además, Brasil ofrecerá un crédito de US$1.500 millones del Banco de Desarrollo (BNDES) para obras de infraestructura del tren Sarmiento, en las que participa la constructora Odebrecht.

Según el diario ‘Valor’, esto es parte de una “agenda positiva” con la que la administración Rousseff intenta relanzar la relación bilateral, en momentos en que las ventas de ese país a la Argentina cayeron. Incluso, Brasil podría abrir la frontera a los camarones argentinos e importar 5.000 toneladas.

Existen críticas de empresarios brasileños crecientes por las trabas a las importaciones. Y, de este lado de la frontera, la decisión de Vale de suspender una inversión en Mendoza por US$5.000 millones al no obtener beneficios fiscales y ventajas para sacar divisas provocó gestiones de la Cancillería y el Ministerio de Planificación.

“Vale pedía un pago anticipado de IVA, el pago de impuestos con bonos a valor nominal, la quita de los derechos de importación, con esos beneficios que reclamaban se estaban ahorrando US$3.000 millones”, dijo el ministro de Planificación, Julio de Vido, cuando Vale oficializó su retirada. “Además nos pedían un tipo de cambio diferenciado. No podemos admitir estos beneficios, esto sería robar”, afirmó.

Las presidentas habían suspendido una reunión bilateral a comienzos de marzo por la muerte del mandatario venezolano Hugo Chávez. Según dijeron fuentes oficiales al matutino porteño ‘El Cronista’, el caso Vale iba a dominar la parte argentina de la agenda. Dilma mantiene una política de no intervención en el conflicto con la minera.

En tanto, y debido a las trabas a las importaciones, la balanza comercial bilateral volvió a ser positiva para la Argentina en el primer trimestre después de 10 años (US$82 millones). Si las importaciones argentinas aumentaron 2% en el trimestre, las compras a Brasil se contrajeron 10%. El proteccionismo con el principal socio comercial causa molestias en Brasil.

A todo ello, se sumó esta semana el affaire Embraer, investigada en USA por posible cohecho en la operación de venta de 20 aviones a Aerolíneas Argentinas. Aunque según fuentes oficiales, este episodio es ajeno –por ahora– a la agenda bilateral.

Fuente: urgente 24

Temas relacionados