En el Gobierno señalaron que no es «demágogico» el congelamiento del salario de Pérez

«Es un gesto de austeridad», definió el ministro Rodolfo Lafalla. La medida deja expectantes a legisladores e intendentes, enganchados salario del mandatario provincial.

A través del decreto 220, el gobernador Francisco Pérez decidió congelar su salario y el de sus ministros por el término de un año. La iniciativa del mandatario llega a dos días antes de iniciar el ciclo 2014 de paritarias con los gremios estatales y se suma a otras medidas en las que el Gobierno busca dar señales de ajuste en los gastos.

Pérez dio a conocer su decisión a través de su perfil en Twitter, una resolución que abarca a su vez a funcionarios del Ejecutivo de mayor jerarquía y de mayor nivel e incluso a los asesores. El decreto establece que la medida corre desde el 31 de diciembre de 2014.

De bolsillo, el gobernador Pérez percibe alrededor de 23 mil pesos, en función del último incremento logrado en 2013. Su salario ha sido prenda de polémica el año pasado por una modificación importante en su bono salarial. Pérez logró incorporar dos ítem que modificaron su sueldo: el 30 por ciento del básico por el título y el 2 por ciento por cada año de antigüedad -figura en planta permanente desde 2008-. Precisamente, el debate giró en torno a si Pérez debía percibir la antigüedad por los años en que había prestado servicio en el ámbito privado. Enganchados a esta medida, el sueldo de ministros, funcionarios, intendentes y concejales también se incrementó considerablemente.

La situación hizo reflotar una vez más en la necesidad de contar con una ley provincial de sueldos, considerando que hay otros funcionarios estatales -entre ellos, jueces y médicos- que perciben salarios superiores al mandatario. El debate no generó más que cruces y palabras para los títulos.

Desde el Ejecutivo, el ministro Rodolfo Lafalla aseguró que no se trata de una «medida demagógica» sino de «un gesto de austeridad» por parte del mandatario.

El ministro de Gobierno aclaró incluso que más allá del aumento que logren los trabajadores estatales en las paritarias que comienzan este viernes, Pérez conservará el mismo sueldo y no acusará el incremento.

Señales de austeridad

En cierta medida, el Gobierno está buscando dar señales de austeridad en medio de los cuestionamientos de la oposición por el crecimiento de la planta estatal y ante la falta de un Presupuesto 2014 trabado en la Legislatura provincial.

En ese sentido, se inscribe el congelamiento de los nombramientos, cambios de funciones, misiones especiales y el pedido de avanzar en la jubilación de los empleados que ya cuentan con la edad para retirarse. A su vez, también decidió que sólo los funcionarios de primer rango conserven los teléfonos celulares que paga el Estado provincial, en tanto que el resto deberá devolverlo, en otra medida para achicar gastos.

Pero también puede entenderse esta medida en el contexto más político. Pérez anunció el congelamiento de su salario a dos días de que los paritarios oficiales se sienten con el Sute a negociar las condiciones salariales y laborales de los docentes, iniciando así el periplo de paritarias 2014.

La iniciativa deja ahora en «posición adelantada» al Poder Legislativo y, sobre todo, a los intendentes y funcionarios comunales, cuyos sueldos están enganchados a los incrementos que logra el salario del gobernador.

Temas relacionados