¿En qué consiste ser director de teatro?

Daniel Fermani Gonzalez, experimentado director de teatro, nos cuenta sobre la representación teatral.

Por Alejandra Cicchitti

"Cada director tiene sus técnicas, su estética, sus ideas, su manera personalísima de dirigir".

«Cada director tiene sus técnicas, su estética, sus ideas, su manera personalísima de dirigir».

Daniel Fermani: es dramaturgo y director teatral. De origen mendocino, vivió muchos años en Italia, donde estudió técnicas de experimentación teatral y teoría teatral. Sus obras teatrales suman más de cuarenta, la mitad de las cuales han sido puestas en escena en Argentina con su compañía experimental Los Toritos, y muchas de ellas en Italia, donde trabaja otra sede de la misma compañía. Su labor creativa se extiende a la literatura -tiene cuatro novelas y cuatro libros de poesía publicados en Argentina y España- y al ensayo. Ha recibido la distinción del Senado de la Nación por su aporte a las letras y la cultura.

«Vidrio Laura Color Color No».
 «Yocasta es una señora irascible», protagonizada por Elsa Cortopassi.

¿Existe una Carrera universitaria para formarse como Director de Teatro?

No existe, al menos no conozco una Carrera específica para esta formación. En la Carrera de Arte Dramático hay materias que nutren al futuro Director como Historia del teatro, Historia del Arte y existe una específica sobre Dirección del arte escénico.

Creo que este métier es producto de una gran vocación, depende de una seria preparación individual, tiene algo de autodidacta y también se pueden consultar algunos libros al respecto. La especialización viene a través de la práctica. Se aprende mirando obras y en lo posible trabajando junto a un director teatral.

¿Un Director de teatro debe hacer la Carrera de Arte Dramático?

Lo ideal es que quien dirige haya sido actor, porque de esa manera sabe y reconoce lo que el actor siente, cómo debe ubicarse y trabajar sobre el escenario, etc.

¿Cuáles serían sus tareas específicas?

Creo que la tarea es Mirar. El Director es el primer observador. Básicamente su trabajo sucede durante los ensayos. Marca, da indicaciones y transmite confianza. Es el garante ético de los actores, el responsable de todo lo que sucede en el escenario, de lo que le pase al actor arriba del escenario. Su presencia es muy importante porque el actor no puede mirar ni mirarse, el Director es quien lo corrige para asegurarle una buena performance en su papel. Mantiene un diálogo permanente con los que actúan. Hay espacio para debates, discusiones productivas y comentarios. Por supuesto que trabaja estrechamente con el Vestuarista, el Escenógrafo, con todas las personas responsables de las distintas partes que se necesitan para una realización teatral.

¿Dónde se ubica físicamente el Director?

Lo ideal es que esté sentado en la platea y en primera fila, mirando lo que sucede, acotando. Esto será tanto en los ensayos como durante la representación, aunque a veces su presencia es clave en la cabina técnica junto al iluminador o al sonidista.

¿En qué se caracteriza una Compañía de Teatro Experimental?

Un grupo así busca nuevas formas de técnicas de actuación. En mi Compañía de teatro experimental «Los Toritos», la obra es el producto de un laboratorio, siguiendo las ideas un gran referente como es el polaco Jerzy Grotowski. Es un teatro muy corporal con ejercicios que definitivamente rompen con la representación teatral tradicional. Se trabaja la disociación entre cuerpo, texto, gestos y emisión sonora; maquinización, energías corporales, etc.

El grupo se reúne a experimentar e inicia una larga búsqueda siempre observada de cerca por el Director. Es un entrenamiento de ejercicios que luego se irán enriqueciendo con la evolución de cada actor. El artista trabaja con el «cuerpo-texto» (de saber de memoria el texto) y lo somete a estos ejercicios que cambiaran según la evolución y experiencias que lleve el proceso de experimentación.

  «Bajorrelieve apocalíptico».  

El actor intentará lograr una maquinización, una disociación entre su cuerpo, su voz y lo que está diciendo mientras realiza su trabajo corporal.

Este tipo de espectáculos artísticos dan al público la posibilidad y el derecho de interpretar lo que sucede en el escenario. Quizás al salir la gente no haya comprendido todo, no se haya sentido conforme ni tranquila. Uno de los objetivos que se persigue es que la mente de cada espectador siga trabajando, descifrando la obra, lo cual no ocurre hoy con la televisión o con Netflix, donde todo está explicitado.

¿Cómo son entonces la escenografía, vestuario y maquillaje de estas obras?

Sucede que las obras que vengo dirigiendo desde hace años están escritas por mí. En mi persona coinciden el autor y el director. En este tipo de teatro la escenografía es casi nula. Lo que si me gusta mucho usar es un vestuario muy elaborado y detallado (a veces algún elemento de las prendas pasa a tomar parte de la escenografía). El maquillaje tiene que ser no-realista, muy fuerte, debe sorprender. Debo admitir que me gusta mucho el maquillaje japonés, la estética japonesa.

«Hamlet la caja negra».
«Il cubo nero della colpa».

¿Por qué la Compañía se llama Los Toritos?

Este nombre tiene su origen en los toritos de Pucará en Perú y elegí la imagen de este animal porque es poderoso y tiene los ojos desorbitados por la locura que a veces puede parecer el arte.

¿Cuál es tu mirada sobre nuestro país, después de haber vivido y dirigido teatro en Italia tantos años?

En Argentina, podemos sentirnos orgullos porque somos pioneros en cuanto a la educación artística que se brinda en las escuelas. Además de contar con Facultades con esta formación en varias provincias, la materia «Teatro» está incluida en la currícula de gran parte de las escuelas Secundarias e incluso en colegios Primarios. Esto no pasa en todos los países, no sucede en Italia por ejemplo.

«Donne Argentine in fondo al mare».

¿Tus proyectos actuales y futuros?

Actualmente reviso la edición de los volúmenes con mis obras teatrales y de mi 5ta. Novela. Además, en cuanto sea posible, planeo poner el escena la tragedia griega «Edipo rey» de Sófocles. Mientras tanto publico periódicamente videos en Youtube en mi canal «Onfalos, el centro del mundo» y continuo dictando talleres sobre Shakespeare a través del Centro cultural de Cecilia Carreras.

Por Alejandra Cicchitti

Comentar

comentarios

Temas relacionados