Enamoramiento y amor no son lo mismo

Son dos sentimientos que ocurren en etapas diferentes en una relación. Identificar cuál de estas etapas se está viviendo con la pareja permite ver a la relación con objetividad, logrando con ello reducir los efectos del desamor.

El enamoramiento ocurre luego de conocer a una persona hacia la cual se siente una atracción especial y se logra un acercamiento.

Es ese sentimiento de que se logró esa “conexión” con la otra persona, hacia la cual también se siente una química especial e interés constante. Estar enamorados es como estar lleno de adrenalina. Se viven emociones al máximo, se siente un enorme placer y sentimos que estamos “caminando sobre las nubes”.

A nivel físico, este tipo de relación produce endorfinas, químicos corporales que nos proveen una alta sensación de bienestar. Vemos a nuestra pareja como la persona perfecta y el complemento ideal, sin defectos ni debilidades.

Es común que cuando se está enamorado, se crea que se ama a la pareja, lo cual está muy lejos de la verdad. Entonces, ¿cuándo llegamos a amar a nuestra pareja? La respuesta es paradójica: Comenzamos a amar cuando dejamos de estar enamorados,atontados. El amor está basado en la realidad, no en un sueño ni en ideales.

Amar es poner en la balanza lo bueno y lo malo de la relación y luego tomar la seria decisión de amar a la otra persona. El amor invita a conocer día a día a la pareja no al ideal que nos hemos forjado.

Es por esto que el verdadero amor siempre en llegar. Amar implica aprender a reconocer quién es la pareja. Implica conocer las virtudes y defectos de él o de ella y de la relación misma. El amor no es ciego. El amor es una voluntad. Es una decisión consciente.

El amor lleva tiempo en desarrollarse porque se da a través de la convivencia, de compartir, de tener sueños e intereses juntos y de poder ser como uno es, con virtudes y defectos. Cuando ambas partes alcanzan este punto, es un amor recíproco, verdadero y duradero.

Por las diferencias que existen entre amor y enamoramiento, hay quienes prefieren vivir enamorados, viviendo siempre un “amor de secundaria”, llegando al punto de ser “adictos” a enamorarse.

Esto implica por supuesto que sus relaciones son fallidas y de corta duración. Estas personas no llegan a amar porque creen que al cambiar el sentimiento, no volverán a sentir lo “bonito del principio”.

Quienes son adictos al “enamoramiento”, no saben del amor y no sólo eso, terminan sus vidas perdiéndose de lo grandioso que significa ser “amar verdaderamente a alguien”.

Comenzamos a amar, no cuando encontramos a la persona perfecta producto de nuestra idealización, sino cuando nos quitamos de los ojos la venda del enamoramiento y aprendemos a ver perfecta a la persona imperfecta.

El verdadero amor no es ciego, no. Cuando amas a alguien puedes ver sus defectos y los aceptas, puedes ver sus fallas y quieres ayudarle a superarlas.

Al mismo tiempo esa persona ve tus propios defectos y los entiende.El amor verdadero está basado en la realidad, no en un sueño de que encontraste a tu príncipe azul o a tu princesa encantada.

Encontraste a una persona maravillosa, de acuerdo, pero no es perfecta y no olvides… tú tampoco lo eres.

Oscar Wi Videla ·agosto de 2016- Escritor – Conferencista- Guía Motivacional-Un amigo.-

Comentar

comentarios

Temas relacionados