«Es imprescindible controlar y fiscalizar el Nivel Inicial»

Por Raúl Ferrer -Senador Provincial UCR

 A través de una ley de mi autoría  Buscamos establecer las normas y procedimientos sobre planificación, organización, ejecución, supervisión y evaluación del Nivel Inicial (Jardines Maternales y Jardines de Infantes) a nivel técnico, administrativo y pedagógico. 

La norma s erá de aplicación a todos los Jardines Maternales y de Infantes de gestión estatal y privada de la provincia de Mendoza. El organismo de aplicación de la presente ley será la Dirección General de Escuelas. Se busca crear el Concejo Provincial del Nivel Inicial (CPNI), en el ámbito de la Dirección General de Escuelas. El CPNI, ejercerá el control y fiscalización del Nivel Inicial. 

Respecto al marco legal, La presente ley, Régimen de Jardines Maternales y Jardines de Infantes – Nivel Inicial de la provincia de Mendoza, queda enmarcada en los principios y fines de la educación fijados por la Ley Nacional de Educación N° 26.206. El Nivel Inicial (Jardines Maternales y Jardines de Infantes) del Sistema Educativo Nacional  tendrá como principios y fines de la educación lo fijado por la Ley Nacional de Educación 26.206, en la cual queda enmarcada la presente Ley.

La complejidad de la sociedad actual, especialmente  en lo  referido a la incorporación casi masiva de la mujer al estudio y o al trabajo, la existencia de hogares uniparentales, la existencia de miles de niños pequeños en situación de marginalidad o exclusión nos plantea el desafío de cuidar la primera infancia. Es en estos primeros años donde el cuidado de la salud, la nutrición adecuada, el estímulo permanente son imprescindibles para el desarrollo de una persona libre y sujeto de derechos.

En nuestro país, en las últimas décadas han proliferado instituciones como guarderías, jardines maternales, jardines de infantes que reciben  niños de 45 días hasta el ingreso a la escolaridad primaria, es por este motivo que incluimos a la sala de 5 años en la presente ley.

Estas instituciones no se encuentran reguladas, salvo excepciones de algunas jurisdicciones y en la mayoría de los casos lo que se controla es el edificio por entes municipales.

Esta  problemática afecta a todas las clases sociales, revistiendo especial importancia en los sectores con altos indicadores de vulnerabilidad social. En ellos tres generaciones en la línea de pobreza  o indigencia crea un quiebre de la transmisión cultural de valores, normas e incluso en el uso del lenguaje. Esto genera una brecha de desigualdad más compleja que la que se produce por los ingresos económicos. Es precisamente en las instituciones educativas donde se puede recuperar esa cadena de transmisión de nuestra cultura. De ahí que el Nivel Inicial (Jardín maternal y Jardín de Infantes) debe recibir atención especial.

Con la presente ley podremos garantizar el cuidado de nuestra infancia en instituciones seguras, controladas y evaluadas por el estado. Esta herramienta es prioritaria para garantizar que en ellas que  los pequeños, jueguen, se alimenten, en los momentos que la familia no pueda hacerlo. Aprendan a respetar normas, a hablar con fluidez, adquiriendo herramientas imprescindibles para aprendizajes futuros y en definitiva vivan una infancia feliz.

La ley de educación crea el nivel inicial de 45 días a 5 años. Se planteó como meta la universalización de las salas de 4, recién este año se ha anunciado la obligación de escolaridad de los niños de 4 años. El Poder Ejecutivo  no ha implementado  proyectos significativos respecto a los niños más pequeños, donde al no existir un marco legal surgen instituciones que no cumplen con la finalidad de estas entidades que deben pensarse como educativas y no como «un lugar» donde dejar los pequeños. Tal es así que en los datos estadísticos de DINIECE solamente figuran a partir de los 3 años de edad.

La mayoría de las instituciones que hoy educan a nuestra infancia cumplen con la gran parte  de los aspectos reglamentados en la presente ley. Siendo la mayoritariamente de gestión estatal (según datos de DINIECE el 69% de los jardines de infantes corresponde a la gestión estatal). Por lo tanto el 31% podrán acceder podrán acceder al subsidio que otorga la presente ley para llevar a cabo las transformaciones necesarias. Este subsidio tiene como objetivo poder brindar instituciones de calidad a toda la población, sin que esto represente un aumento en el costo de las matrículas y cuotas que afrontan las familias.

 

Temas relacionados