Escasez de Agua en Mendoza

*Falta de nieve, agricultura que desperdicia, industrias que no tratan eficientemente efluentes, despilfarro en los oasis y políticas mediocres. Mendoza y un nuevo año en crisis hídrica.

Que vivimos en un desierto no es una novedad, por lo tanto hablar de crisis hídrica tampoco debería serlo, es más, esta frase debería ser el motor de impulso de las políticas generales de nuestra provincia. Pero a cambio de esto la mediocre conducción política, la poca cultura del agua y del desierto de la gente, los pocos controles a las industrias y el poco modernismo en los sistemas de agricultura son moneda corriente año tras año en nuestra provincia.

Por quinto año consecutivo los caudales de los ríos bajan, pero a pesar de ésto en Irrigación cuentan orgullosos que de 12 mil km de canales solo 1500 están impermeabilizados. Los diques eliminaron a los pobladores del desierto de la matriz productiva pero los oasis despilfarran agua en todos sus ámbitos. La agricultura y sus técnicos no miden ni calculan cuanto regar, solo riegan perdiendo más del 40% del agua, lo que no solo aumentaría las superficies a cultivar si no degrada los suelos lavándolos de nutrientes. La industria contamina con sus efluentes y no hay un control estricto ni se les cae una idea a los funcionarios de que hacer con los efluentes industriales o urbanos, aunque algunos investigadores mendocinos del Conicet ya les hayan dicho que hacer.

La nieve prometida no llegó, será culpa del cambio climático como dice la ONU o será mala suerte no más, lo cierto es que la incapacidad de los funcionarios que solo piensan en él hoy y en su bolsillo, sumado a la mala educación y subestimación del desierto que tenemos los mendocinos, nos lleva por mal camino. No sería mejor antes de debatir si queremos Minería o no (para usar el agua que ya no tenemos) debatir si queremos ser mas coherentes y si queremos seguir por el camino del despilfarro del agua?

*por Ing. Agr. Pablo Caparrós/http://www.estrella-verde.com

Temas relacionados