Escenario: ¿que será de nosotros después de las elecciones?

Hoy haré un esfuerzo por develar ante el lector un poco de la actualidad económica Argentina y de estos datos, proyectar nuestro futuro, para la toma de decisiones de nuestros inversores y amigos,  a la luz de los dos escenarios posibles, un segundo mandato de Macri, o el primero de Alberto Fernández.

Ante todo, hablemos de presente, hoy estamos en un momento de calma, tan relativa como artificial, los mercados en alza, el dólar en baja, tasas de interés en baja, hasta salida de recesión hablan los medios, los mismos medios que no nos avisaron cuando la recesión comenzó, ahora hablan de salir, bueno lo cierto es que a niveles macro económicos todo parece estar muy bien. A continuación, analizamos los costos para el argentino común que tiene esta calma que lee en los diarios, pero hace ruido en sus bolsillos.

Analizaré dos variables: por un lado, divisa dólar, por otro las letras Leliq, como es de público conocimiento el dólar está en baja y estable desde hace un mes, la pregunta es ¿Por qué?, será que el peso argentino está cobrando valor por el buen desempeño de su economía, pues claro que no, tampoco es que existan sobrante de ingresos por exportaciones que tiren el tipo de cambio abajo, la realidad es la intervención de la cotización por la venta por parte del central en los mercados de dólar futuro asegurando así el valor bajo a plazo medio, entre tres y seis meses, aquí relaciono la segunda variable, los bancos en vez de reforzar sus posiciones en dólares, como solía suceder, compran Leliq, aclaramos que estos son papeles que solo pueden comprar los bancos, otorgan una tasa actual del 59% de rentabilidad, esto sujeta al dólar, pero por cuanto tiempo es lo que intento saber.

Caso en que Macri sea reelecto, intentará mantener activo las Leliq, ya que estas suman en total el 90% de todo el dinero que circula en toda argentina, o sea que, si este dinero se volcara a las ventanillas de los bancos, tendríamos nada menos que 100% de inflación en un par de meses, también buscará continuar, autorizados por el FMI, seguir interviniendo el dólar futuro para evitar su suba. Si bien puede tomarse como una gestión económica estratégica, no es viable a largo plazo, ya que o se acaban los dólares o las tasas no se normalizan haciendo crecer cada vez más la bomba de las letras que tarde o temprano deberá explotar, sumado a que este escenario artificial es muy vulnerable a los vaivenes mundiales, procesos de cosecha y novedades tecnológicas entre otros.

Caso de gobierno de Fernández, pondrá su empeño en renegociar plazos de vencimientos de deudas para evitar que el central se seque de dólares, a la vez buscando un instrumento financiero (algún bono negociable) que permita desactivar Leliq con cierto grado de efecto controlado, intentando alcanzar con esto un balance que impida que este país se desmorone en pocos meses.

Concluyendo, ya que me extendí demasiado, para que se entienda fácil al bolsillo de la gente, si gana Macri el modelo agro exportador y energético exportador, necesita, tarifas altas, para reducir consumo y exportar excedentes, flexibilizar mano de obra para intentar que alguna empresa manufacturera genere divisas y garantizar rentabilidades altas a los sectores agrícolas, energéticos y especulativo-financiero, que son los que lo bancan, si gana Fernández, vuelve la lucha gobierno contra empresa privada como ya vivimos, lo cual puede traer algún tipo de alivio al ciudadano pero con el riesgo del desequilibrio macroeconómico que ponga en jaque las posibilidades de crecimiento.

Indudablemente ninguno de los dos escenarios es muy prometedor, si Cristina fue una fiesta, lo de Mauricio fue un año sabático, estamos muy endeudados y con una emisión de dinero, por el momento contenida en la Leliq, que nos deja en 2019 mucho peor que en 2015, por el momento no veo luz al final del túnel, la noche recién empieza.

Para no ser arrastrado por esta gran corriente es que proponemos la iniciativa de una educación complementaria que enseñe liderazgo, libertad financiera y poder de iniciativa propia. Nuestro aporte a la sociedad será desde la libertad y la abundancia, siendo esta la única manera de retar lo impuesto. Usar de herramienta, las modalidades de inversión e inteligencia impositiva a nuestro favor, bajo el concepto de que para ser rico, hay que seguir las reglas que ellos hacen y legislan para serlo.

Por Flavio Saenz para Día del Sur Noticias

Comentar

comentarios

Temas relacionados