Estafa con planes sociales: había «retornos» con fondos de subsidios

Otorgaban ayuda económica, pero al destinatario solo le quedaba una parte. Detectaron un caso, pero los empleados del Ministerio aseguran que era un mecanismo frecuente. Sanciones leves y coincidencias con otros casos de corrupción.

El mecanismo era sencillo y silencioso : ante una necesidad, el Ministerio de Desarrollo Social ofrecía y otorgaba una ayuda económica. De la «caja» del Estado salía un monto, pero al destinatario le llegaba otro mucho menor. Casi de casualidad ese sistema quedó al descubierto luego de que un asesor del Gabinete del ex ministro Cristian Bassín otorgaba subsidios, pero le pedían retorno a los beneficiarios. Por ahora se comprobó un caso y por eso lo tomaron como «anecdótico», pero según los empleados de la repartición era un mecanismo frecuente, sobre todo con la ayuda social directa que no tenía justificaciones.

Para la estafa se usaban fondos de ayuda directa del FIDES sobre los cuales, explican ahora, se habían relajado los controles. Se trata del área donde confluyen recursos nacionales y provinciales para ayuda social y que han sido objeto de otros casos de corrupción como el escándalo de los Vale Más.

En el caso detectado, un asesor del Ministro que trabajaba en el FIDES oficiaba de benefactor. Se trata de Ezequiel Sandoval, que era contratado al menos desde el año 2011. En el caso denunciado, le ofreció a una persona un subsidio de 8 mil pesos en concepto de «ayuda social para manutención». Pero al destinatario (llamado Daniel) le llegaron solo 3 mil pesos. El ardid usado por el asesor del Ministro para engañar al perjudicado fue que «estaba inhibido» y que por eso le retenían 5 mil pesos». El hombre en cuestión se animó a denunciarlo y allí medió una casualidad: a Sandoval lo iban a pasar a planta permanente del Estado y por eso se hizo pública su manera de actuar. »

Subsidio robado 4

La maniobra continuó. Formalmente le pidieron a Daniel B. que presentara comprobantes de los gastos realizados con el subsidio. Sandoval se hizo cargo de efectuar esa rendición de cuentas, pero con facturas truchas. «Se advierte la adulteración de facturas, por lo que se procede a citar a los titulares de las firmas y los que adjuntan los originales y desconocen las mismas, quedando en total evidencia el delito cometido», explica el dictamen de Fiscalía de Estado al que tuvo acceso MDZ y que lleva la firma de Carlos Perafita.

Sandoval estuvo en un área influyente de Desarrollo Social. Cuando se hizo la denuncia no lo separaron del cargo, sino que rápidamente fue trasladado a la Dinaf, en particular al Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil. Y su pedido a pase a planta permanente del Estado seguía. Luego de la investigación de Fiscalía de Estado, se frenó ese trámite.

Subsidio robado 1

Pero Sandoval no estaba solo en la maniobra. También quedó involucrada una trabajadora social que tenía el poder de autorizar los pagos de subsidios. Se trata de Andrea Mut. Ella debía corroborar la «necesidad» de los destinatarios de los fondos y, explicaron desde la actual gestión, su firma era suficiente para autorizar un pago. En el caso particular nunca cumplió con el proceso de verificación y por eso también se le inició un sumario, aunque no por sospechas de corrupción sino por negligencia. La sanción fue leve: 5 días de suspensión. Así consta en la resolución 1561 firmada por el ministro Rubén Giacchi. La mujere agregó al expediente un informe social «trucho», pues nunca fue a corroborar los datos sociales. «La Lic. Andrea Gabriela Mut, NO concurrió al domicilio del denunciante  a efectuar el informe social agregado a fs. 13/14 del expediente que dio origen al subsidio, en donde se detalla la situación social del solicitante y el estado de su vivienda, CUANDO NUNCA FUE AL LUGAR (según lo admitido por la propia Lic. Mut en su Declaración Testimonial», explica la resolución.

«Hay sospechas de que había un mecanismo armado para desviar fondos. Personas que trabajan desde hace años en el Ministerio lo mencionan. Pero no hay denuncias formales. El problema es que muchos de esos subsidios se otorgaban sin necesidad de rendir cuentas después sobre qué se hizo con el dinero o con los bienes entregados», explicó un funcionario del área.

En el Gobierno estiman «leve» la sanciones aplicadas y por eso podrían revisar si hay más casos. Pero además desde Fiscalía de Estado se ordenó una compulsa penal para investigar los delitos. El tema es que por ahora minimizan el impacto porque solo se detectó un caso por los «8 mil pesos». Allí hay otra coincidencia con la estafa de los Vale Más: esa causa quedó impune y técnicamente prescripta luego de 10 años exactos. La única condena que hubo fue por el robo de 8 mil pesos; a pesar de que se sospecha que se habían robado cerca de 5 millones al año.

Fuente MDZ

Comentar

comentarios

Temas relacionados