Están dañando la convivencia democrática

Miles de ciudadanos y ciudadanas se manifestaron contra el gobierno en el Obelisco y frente a la Quinta Presidencial de Olivos, en rechazo a las medidas de aislamiento social por la pandemia de coronavirus, la crisis económica que desató el COVID-19 y contra la reforma judicial impulsada por el Frente de Todos.

La convocatoria fue promovida por dirigentes y exfuncionarios de Juntos por el Cambio, entre ellos Patricia Bullrich, Luro Pueyrredón, Hernán Lombardi y Eduardo Amadeo. La protesta también tuvo su réplica en Rosario, Córdoba y Mendoza, entre otras ciudades del interior. En Olivos agredieron a la periodista de C5N Daniela Gian y al camarógrafo Pablo Eliseo, y en el Obelisco al equipo de Crónica TV.

En tanto cientos de militantes se movilizaron frente a la Quinta de Olivos para respaldar al gobierno y al presidente Alberto Fernández y repudiar el banderazo anticuarentena opositor. La convocatoria fue impulsada a través de las redes sociales y respaldada por el movimiento del Trabajo y la Equidad y Espacio Político Aires. La Policía Bonaerense montó un cordón para separar esta convocatoria de quienes se movilizaron contra la gestión del Frente de Todos y se reforzó la seguridad para evitar incidentes.

El diario Clarín publicó ayer, entre los puntos de convocatoria a la movilización contra el gobierno, el domicilio de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. El hecho generó múltiples repudios, incluido el del presidente Alberto Fernandez. Se trata de un acto de violencia mediática y política, señaló Lucía García Itzigsohn.

Alberto Fernández repudió que la convocatoria opositora haya sido convocada frente al domicilio de Cristina Fernández de Kirchner en el barrio porteño de Recoleta, e indicó que “disentir con un gobierno es parte de la democracia” y que “movilizarse, aún con el riesgo que implica en una pandemia, también”, aunque aclaró que “promover una convocatoria en el domicilio de una persona sólo fomenta la grieta y daña la convivencia democrática”.

El ministro del Interior, Eduardo Wado De Pedro, señaló que “el macrismo y Clarín convocan a una marcha frente al domicilio particular de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner”. “Son los profetas del odio”, afirmó. El ministro de Defensa, Agustín Rossi, sostuvo que «dejaron un país quebrado, endeudado, con alta inflación. Perdieron las elecciones. La primera vez que un Presidente no es reelecto, ni siquiera pudo pasar a segunda vuelta. Sin embargo, hace 6 meses que salen de caravana, insultan, agreden y no se hacen cargo de nada»,

El excandidato presidencial Roberto Lavagna consideró que es una “aspiración institucionalmente dañina” pretender que Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner “se distancien o tomen caminos distintos”. Señaló que sería “muy pernicioso y hasta peligroso” para el país, y llamó al oficialismo a “ejercer el lugar que le asignó la ciudadanía” y a la oposición a “ser constructiva” porque “la sociedad argentina no está para soportar extremismos, ni de derecha ni de izquierda”. “La fórmula debe mantenerse unida”, insistió el exministro de Economía.

Mauricio Macri celebró la marcha anticuarentena realizada ayer y pidió ser “optimistas”. “Las crecientes movilizaciones pacíficas, el coraje y la convicción de las personas que las acompañan, son la demostración de que a pesar de nuestros problemas actuales tenemos que ser muy optimistas respecto a nuestro futuro”, señaló el expresidente a través de Twitter, luego de la protesta promovida e impulsada por Juntos por el Cambio.

Comentar

comentarios

Temas relacionados