Expectativas por los resultados de la gira de Pérez para Potasio Río Colorado

El gobernador regresa esta noche desde China. Ayer se realizaron reuniones al respecto, pero no hubo información oficial.

La gira del gobernador Francisco Pérez por India y China ha finalizado, y las expectativas que generan los resultados que se pueden haber obtenido en el segundo destino en relación con el futuro del proyecto Potasio Río Colorado se han incrementado en las últimas horas, ya que desde varios sectores, ya sean funcionarios públicos, empresarios y trabajadores, se espera que el mandatario comente alguna buena nueva.

Ayer, Pérez tuvo reuniones en China, en las que, entre otros puntos, se iba ofrecer la posibilidad de invertir en este emprendimiento de extracción de sales de potasio, el que ha quedado suspendido desde hace más de un mes, luego de que la empresa brasileña Vale decidiera no continuar.

Oficialmente, nada fue comunicado ayer, pero, por algunos movimientos y comentarios de referentes políticos, hay perspectivas de que Pérez se refiera al asunto en breve.

El gobernador arribará hoy por la noche a Mendoza, y la primera actividad pública la tendrá mañana en la tarde, cuando tenga una videoconferencia desde San Martín con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y de no ocurrir antes, será la ocasión para que la prensa le consulte a Pérez sobre qué pudo conseguir en su viaje relacionado con el proyecto que se encuentra ubicado en Malargüe.

Vender este proyecto no tiene la misma presión que las otras rondas de negocios que en esta gira se han hecho, tanto con empresarios del rubro del turismo como de la vitivinicultura, ya que el problema que ha dejado Vale en Mendoza requiere del mayor esfuerzo por parte del Gobierno provincial y nacional, y es porque el conflicto social y económico que representa ya está instalado.

«Tenemos inquietud sobre lo que el gobernador puede traer de su gira», comentó un funcionario de la Municipalidad de Malargüe, y a estas palabras se sumaron comentarios del presidente de la Comisión de Seguimiento de Vale, el diputado provincial justicialista José Muñoz, quien expresó: «Confiamos en lo que tanto el Ejecutivo provincial como el nacional están realizando».

Si bien la carpeta que llevó Pérez a la gira con la información sobre el proyecto Potasio Río Colorado fue preparada con la antelación necesaria, durante el fin de semana les requirió mayores datos a varios funcionarios, lo que también puede servir como una buena señal para esperanzarse sobre la reactivación de este emprendimiento, que, tras la suspensión dispuesta por Vale, dejó a más de 2.800 personas con los pies casi en la calle, además de las empresas proveedoras, contratistas y subcontratistas que han sido afectadas y que aún están en la carrera para que se les cancelen las deudas, siendo, como siempre, las firmas más chicas las que recibieron el mayor impacto, debido a las pocas espaldas financieras para afrontar esta crisis.

Una de las fortalezas que ha tenido Pérez en su estancia en China es la relación que se ha establecido en Argentina, y particularmente en Mendoza, con el poderoso banco ICBC, que le organizó al gobernador una presentación con unos 40 empresarios de la primera línea de clientes de la entidad financiera.

Cuando Pérez, junto con una nutrida comitiva de funcionarios y empresarios mendocinos, más miembros del Gabinete nacional, estuvo hace diez días en una reunión en la Comisión de Minería de la Cámara de Senadores, momento en el que Vale anunció que estaba ofreciendo a la venta sus acciones en Potasio Río Colorado, se coló el dato de que el ICBC iba a aportar ayuda para reactivar el proyecto.

Tener la asistencia del que es presentado como el mayor banco del mundo no es algo que pueda pasar desapercibido o desaprovechado, pese a que lo que se había trazado como plan de trabajo por parte de Vale –que ha puesto casi seis mil millones de pesos en Potasio Río Colorado– seguramente deba ser redefinido, según ha expresado el mismo Pérez.

En los actos formales, Vale hoy está bajo el procedimiento preventivo de empresa en crisis, lo que fue dictado por el Ministerio de Trabajo de la Nación el jueves y luego de que se finalizara con la etapa de conciliación obligatoria.

El nuevo escenario que debe afrontar Vale y todas las empresas que están en la cadena de relaciones contractuales con ella, al igual que el gremio de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), durará 30 días hábiles, período en el que los empleadores no podrán ejecutar despidos ni suspensiones, y los trabajadores no podrán ejercer medidas de acción directa.

El primer encuentro entre las empresas y el gremio se debería producir la semana próxima, indicaron fuentes de la delegación del Ministerio de Trabajo en Mendoza, pero desde el viernes y durante los días subsiguientes se están realizando reuniones a toda hora para encaminar soluciones.

En el inicio del procedimiento preventivo de empresa en crisis, la UOCRA le solicitó a Vale que a sus trabajadores se les paguen seis quincenas más, a lo que la firma brasileña contraofertó sólo dos.

A posteriori, las posiciones se han ido acercando, sin todavía llegar a un acuerdo, ya que la organización sindical bajó sus pretensiones a que sean abonadas cinco quincenas y la compañía ha subido la propuesta a cuatro.

La complejidad de esta negociación no se basa únicamente en lo que puede entenderse como una cerrada postura de Vale o una férrea exigencia del gremio, acá también entran en juego todas las firmas contratistas, subcontratistas, y no tan solo de las que trabajaban en Malargüe, también hay que tener en cuenta que en el proyecto Potasio Río Colorado están involucradas las provincias de Neuquén y La Pampa y hasta la ciudad de Bahía Blanca, ya que en esta última se iba a construir un puerto desde el que se iba a enviar la materia prima hacia Brasil.

De todas formas, 70 por ciento de las fuentes de trabajo que representaba este proyecto está asentado en nuestra provincia, y de los poco más de 2.800 empleados, 800 son malargüinos.

La dureza de las negociaciones en la mesa de la cartera de Trabajo, tiene una incidencia directa en otro campo, que es el pago a los proveedores.

Esta cadena de pagos fue reactivada por el Gobierno provincial en el últimos mes, pero desde que se comenzó con el procedimiento preventivo de empresa en crisis, las reuniones se fueron cancelando, y todo responde a que es la manera en la que Vale hace sentir todo su poder.

Es por ello que los comentarios y las declaraciones de los funcionarios provinciales son muy cautelosas a la hora de hablar de la situación con Vale, ya que saben que la consecuencias de retroceder en los pequeños pero firmes pasos que se dan hacia adelante trae más inconvenientes a quienes son los negociadores principales en este conflicto.

Desde la Cámara de Servicios Mineros ya han amenazado con iniciar juicios si no son compensados como ellos creen correcto.
A la vez, los anuncios sobre cómo se irán solucionando los problemas laborales de quienes dependían salarialmente de Potasio Río Colorado, también se hacen esperar, y esto se debe a que no se quieren sembrar falsas expectativas.

En Malargüe han avanzado en agilizar fondos provenientes del Ministerio de Planificación Federal para que bajen directamente al Municipio y se transformen en pequeñas obras de infraestructura que absorban a parte de los trabajadores que han quedado a la deriva con la decisión de Vale de no continuar con un proyecto que tiene garantizadas utilidades para por los menos 40 años.

Esto, sin contar que los salarios que se pagan en esta actividad están muy por encima de los que se pueden percibir en otras obras.
Son varias las ideas que se van tirando al menú de cómo solucionar la conflictividad social que ha provocado Vale, y entre ellas está la posibilidad que los afectados sean beneficiarios de planes de viviendas, una opción que podría concretarse, pero que aún está verde.

Temas relacionados