Exportaciones de peras y manzanas: Río Negro y Neuquén recibe U$S70 millones menos

Es lo que dejó de ingresar durante el primer cuatrimestre de 2019 al sistema frutícola. Un número no menor teniendo en cuenta la crisis que atraviesa el sector y las fuertes necesidades de financiamiento que está demandando en esta compleja temporada.

La crisis que atraviesa el sector frutícola del Valle de Río Negro y Neuquén sigue sumando ingredientes.

A la progresiva caída de la producción de peras y manzanas, el reciente cierre de la frontera de Brasil y la falta de calidad sobre nuestra oferta exportable, ahora se le agrega un sensible retroceso de los valores en destino para nuestra fruta.

“Los mercados no están ayudando”, confió, con preocupación Marcelo Loyarte, Gerente General de CAFI al ser consultado por el tema. Según datos suministrados por el área de comercio exterior del Indec, el precio promedio declarado por las exportadoras en puerto de origen para las manzanas (valor FOB) alcanzó en este primer cuatrimestre del año los 0,77 dólares por kilo (algo más de 15 dólares por caja), valor que refleja una caída del 25% en relación a las cotizaciones declaradas para este mismo período del 2018.

Esta misma tendencia se observa en las peras exportadas por la Argentina. El promedio FOB alcanzó los 0,79 dólares por kilo mostrando una perdida interanual del orden del 19%. Cuando se ponderan las exportaciones de ambas especies (peras y manzanas) la caída del valor FOB se ubica en torno al 21%.

Pero no sólo se registran mermas en los valores exportados, también se observan menos volúmenes sobre las ventas externas.

Relacionando estas dos variables (PXQ) se puede señalar que, en estos primeros cuatro meses del año, producto de una merma de precios logrados en el exterior (-21%) y la caída en cantidades (-11%), dejaron de ingresar al sistema frutícola carca de 70 millones de dólares. Un número no menor teniendo en cuenta la crisis que atraviesa el sector y las fuertes necesidades de financiamiento que está demandando en esta compleja temporada. Las primeras proyecciones dan cuenta que, para el cierre del primer semestre, esta cifra podría superar los 90 millones de pesos, de mantenerse las actuales tendencias de precios y volumen en los mercados externos.

Si bien esta caída es significativa, la curva que muestra la evolución de los precios en el mercado internacional refleja claramente un enorme salto entre 2003-2019 tanto en peras como en manzanas. En todo este período los valores FOB crecieron 76% y 83% respectivamente, siempre hablando en dólares.

Comparando los primeros cuatrimestres, en peras el pico de precios se dio el año pasado con valores FOB promedios de 0,98 dólares por kilo. En manzanas, ese mismo año, las cotizaciones referenciales perforaron el techo del dólar por kilo para ubicarse en 1,03 dólares.

Sin dudas, la temporada pasada fue muy positiva para todo lo que se envió al exterior sin embargo esto no se trasladó a los retornos finales que percibieron algunos productores por su fruta.

Valores FOB en los mercados internacionales:

Comparación 2019 vs 2018 – 1° cuatrimestre 

 

en U$S/kilo

2019 2018
RUSIA 0.69 0.85 -19%
BRASIL 1.03 1.02 -1%
PARAGUAY 0.24 0.37 -35%

Causas del ajuste

Distintos empresarios consultados coinciden en señalar que la caída de precios en el mercado internacional se debe fundamentalmente a los altos niveles de stock que encontró nuestra fruta en los mercados de ultramar. “Nuestra oferta tuvo muy poca salida en el hemisferio norte producto de la gran cantidad de pera y manzana local almacenada en las cámaras frigoríficas. Y esto terminó afectando las cotizaciones finales”, señaló Loyarte dando así una explicación a esta caída en los valores FOB registrada en esta primera parte del año.

El otro punto -algo que ya es histórico en el Valle- fue el bajo nivel de calidad que se logró en esta cosecha, producto ello de la falta de dinero en muchas explotaciones que no pudieron completar sus trabajos culturales.

Para algunos analistas también podría estar incidiendo en esta baja, una presunta subfacturación por la comercialización de su fruta en ciertas empresas.

Los cambios impositivos registrados en este último tiempo impulsados por Nación cambiaron las reglas de juego para el sistema frutícola modificando también la ecuación de ingresos para las firmas exportadoras. Es que el año pasado por cada 100 dólares exportados, a principio de la temporada, las empresas frutícolas percibían del fisco algo más de 8 dólares en concepto de reintegros. Hoy por cada 100 dólares exportados las firmas regionales deben entregar al Estado algo más de 5 dólares por la imposición de las retenciones y la caída de reintegros. Métodos que se usan desde hace décadas en la actividad. Hay que dejar en claro que nada justifica que una exportadora realice esta maniobra de elusión impositiva puesto que es un acto ilegal.

Independientemente de lo que está ocurriendo en esta temporada, el promedio en los valores FOB del quinquenio 2014-2018 fue elevado teniendo en cuenta que para una caja de pera y de manzana rumbo a los distintos mercados externos alcanzaron los 17,5 dólares y 17,7 dólares respectivamente.

Efecto en destinos

En estos primeros cuatro meses del año Rusia ha sido el principal destino de nuestra oferta exportable. Y ha sido el mercado más golpeado en la presente temporada. En el caso de las peras, hacia ese destino se embarcaron cerca de 33.000 toneladas durante este periodo representando un 30% del total de la especie comercializada en el exterior.

El valor FOB declarado por los empresarios por la pera orientada a este mercado, para lo que va de 2019, se ubicó en los 0,63 dólares por kilo mostrando una caída interanual del 25%. El año pasado estaba en 0,88 dólares por kilo.

En manzanas se observa esta misma tendencia. Los valores FOB en el mercado ruso cayeron 19% pasando de los 0,85 dólares el año pasado a los 0,69 dólares este año. En estos primeros cuatro meses de 2019 se embarcaron al mercado ruso cerca de 6.900 toneladas de esta especie concentrando el 21% del total de su oferta exportable.

La mayor parte de los destinos hacia donde se orienta la fruta del Valle sufrió caída en las cotizaciones referenciadas por los exportadores.

Los valores FOB declarados para las peras valletanas con destino a los Estados Unidos también cayeron este año alrededor del 16% respecto de 2018.

Este escenario no deja dudas de lo complicado que será la temporada que deberá enfrentar la actividad y genera un alto grado de incertidumbre no saber qué es lo que verdaderamente terminará quedando para la fruta entregada por el productor.


Altos valores, bajos retornos

La pasada temporada registró excelentes precios en el exterior. Según detalla la estadística oficial del gobierno nacional, el valor FOB promedio declarado por las empresas para manzana durante todo el 2018 alcanzó los 0,97 dólares por kilo. En peras se ubicó en los 0,93 dólares.

Esto lleva a señalar que los precios promedio de una caja de manzana (de una media de 19.5 kilos) alcanzaron los 19 dólares valor FOB mientras que los de la pera, también en promedio, tocaron algo más de 18 dólares.

¿Cómo es posible que, con estos precios declarados por los mismos empresarios, los retornos que quedaron para la fruta sean tan bajo? Es difícil entender esta situación. Y más aún cuando se toman los valores declarados de venta para la fruta que se orientó al mercado ruso.

Según manifiestan los empresarios, fueron enormes las pérdidas registradas en ese mercado lográndose ventas promedio por debajo de los 12 dólares la caja. Las estadísticas oficiales detallan que el promedio FOB de peras y manzanas argentinas para todo el 2018 en ese destino fue superior a los 16 dólares por caja.

Fuente: www.rionegro.com.ar

Comentar

comentarios

Temas relacionados