Fabiola Campillai: De mutilada por el Estado chileno a senadora

A pesar de presentarse sin el respaldo de ningún partido político ni agrupación, Fabiola Campillai consiguió los votos necesarios para convertirse en senadora por Santiago, incluso llegando a convertirse en primera mayoría nacional. Uno de los casos más emblemáticos de las masivas y sistemáticas violaciones a los derechos humanos durante el Estallido Social tras haber sito mutilada por Carabineros en la esquina de su casa, estará ahora sentada en uno de los centros del poder para recordarles con su rostro todos los días las consecuencias del abuso a ese estamento del Estado.

Con el 29,44% de los votos escrutados en la papeleta senatorial de la Región Metropolitana, Fabiola Campillai ya consiguió los sufragios para convertirse en senadora de la república (15,80% ). Quien es, junto a Gustavo Gatica, una de los casos más impactantes de los abusos de agentes del Estado durante su actuar represivo en el Estallido Social, ocupará a partir desde marzo uno de los cargos más altos que existen en el actual ordenamiento jurídico.

No obstante, Campillai no solamente basó su campaña tanto víctima de violaciones a los derechos humanos, sino que mostró una claridad política y lucidez gigantes en muchos aspectos y se perfiló como una obrera y hábil representante del pueblo chileno cansado de 30 años de abusos del neoliberalismo.

El triunfo de Fabiola, en contra de todo el sistema electoral que beneficia al régimen de partidos, es todo un símbolo de la resistencia del pueblo chileno a la maquinaria que han montado desde el poder político, económico, militar y de los grandes medios de comunicación desde el mismo día 15 de Noviembre del 2019, para destruir las voces que emergieron desde todo Chile en contra de este modelo.

Es un triunfo contra la exclusión, la primera persona ciega en ser senadora, es un triunfo de los derechos humanos, pues representa a todas las personas reprimidas, a familiares de las personas asesinadas, a las centenares de personas mutiladas durante el estallido y también a quien aún están en prisión por haberse alzado contra este régimen corrupto.

Cabe recordar que mientras esperaba locomoción rumbo a su trabajo el 26 de noviembre de 2019, en pleno Estallido Social, el capitán de Carabineros Patricio Maturana disparó una granada lacrimógena que terminó segándola, quitándole el gusto y olfato.

Actualmente el Ministerio Público está solicitando 12 años de cárcel para Maturana, pena que podría variar luego de los meses de investigación impuestos por el Juzgado de Garantía de San Bernardo.

Imagen: @KrammNicole

Fuente: resumen.cl

Temas relacionados

Deja tu comentario