Falsas creencias de algunos consumidores de vino

Respuestas simples a preguntas comunes o a falsas creencias de varios consumidores de vino, sobre todo de los que recién se inician o están por hacerlo. La premisa de la presente, es recordar que el vino es una bebida fantástica, amigable…posiblemente la mejor que existe, tal como afirmó Louis Pasteur.

Determinado vino, es el mejor vino del mundo.

El mejor vino del mundo no existió, no existe, ni existirá. Cada uno de nosotros tenemos nuestro “mejor vino del mundo” acorde a los gustos personales y a nuestro poder adquisitivo. Es una cuestión meramente subjetiva. A algunos les gustan más los vinos frutados, a otros más añejos, a otros menos complejos, a unos los blancos y a otros los tintos, y así mil etcéteras. Hemos escrito ya muchas veces acerca del tema de las preferencias personales y de aquellos que pretenden imponer las suyas por sobre el resto. Bastaría con recordar que todos percibimos los aromas y sabores de diversas formas, en consonancia con las características de nuestro organismo.

– Con uvas blancas se hacen vinos blancos, con uvas tintas se hacen vinos tintos.

Con uvas tintas se pueden hacer vinos blancos. Y se hace a menudo. El mejor ejemplo de esto es la cepa tinta Pinot Noir, que se utiliza en la gran mayoría de los espumosos junto con la cepa blanca Chardonnay. Cuando las uvas ingresan a la bodega luego de la cosecha, son estrujadas y prensadas, su jugo es enviado a los depósitos de fermentación, y los hollejos y pepitas son descartados. De este modo, al no haber contacto de las pieles con el jugo, no se produce el fenómeno de la maceración, que es lo que tiñe al mosto.

– Para obtener el corcho para tapar una botella hay que talar un árbol.

La obtención del corcho es una de las prácticas más respetuosas y ecológicas, ya que para conseguirlo no se tala ni se mata ningún árbol. El corcho proviene de la corteza del alcornoque, y la misma es sacada cada unos 12 años en promedio. A lo largo de su vida, cada alcornoque provee aproximadamente 15 “cosechas” de corcho. Los principales productores a nivel mundial son Portugal, España e Italia.

– Se puede hacer vino con muchas frutas.

Según su definición por legislación, el vino es única y exclusivamente el líquido resultante de la fermentación alcohólica, total o parcial, del zumo de uvas, sin adición de ninguna sustancia (salvo las estrictamente autorizadas para uso enológico). Por lo tanto, esto demuestra que no existe el “vino de pera”, ni el “vino de moras”, ni el “vino de montaña”, ni ningún otro invento que lleve la palabra “vino”. Esas bebidas deben llamarse de otro modo. De la misma forma, debemos aclarar que tampoco el mistela es un vino, ya que se trata de mosto de uva sin fermentar enriquecido con alcohol.

– Hay que girar las botellas de vino durante la guarda.

Incorrecto, todo lo contrario. La creencia de que las botellas deben ser giradas durante la guarda viene de un proceso que se realiza en la elaboración de los espumosos, llamado “remuage”, que consistente en ir rotando las botellas para acumular las levaduras en el pico y luego realizar el “degüelle” . Pero en la guarda de un vino esto nada tiene que ver. Las botellas deben permanecer absolutamente quietas, alejadas de cualquier vibración, para que los sedimentos se vayan depositando lentamente en los “hombros” y lados de la botella, colaborando así con la correcta evolución del líquido.

– Un vino proveniente de una D.O.C. es superior a los demás.

D.O.C. son las siglas de Denominación de Origen Controlada (o A.O.C. en francés, Appellation d’Origine Contrôlée). Básicamente, en el caso de los vinos, estas identificaciones geográficas garantizan que el producto está realizado bajo las normas que regulan dicha D.O.C., con uvas procedentes de esa zona o región, respetando los rendimientos y la forma de plantación de las vides, junto con los métodos enológicos estipulados. Cada D.O.C. cuenta con sus organismos controladores que aseguran y avalan el cumplimiento de las normas que la reglamentan, obteniendo así un valor agregado. Eso no significa en absoluto que un vino que no provenga de una D.O.C. sea de inferior calidad, e inclusive que no pueda superar al anterior (sobre todo en el Nuevo Mundo). Además, debemos recordar siempre la subjetividad de los gustos y las preferencias.

– A algunos vinos se les agregan “frutos rojos”.

No, a ningún vino se le agrega ningún fruto. El hecho de que los vinos tengan sabores tan disímiles entre ellos mismos, es uno de los factores que hacen de esta bebida, indiscutiblemente, una de las mejores (sino la mejor) que creó el ser humano. Esa diferencia se debe a varios factores: el tipo y la calidad de uva, el tipo de clima, las lluvias, el tipo de suelo, la forma de poda y conducción de la planta, el tipo de riego, el tipo de cosecha, el momento elegido de cosecha, las prácticas de fermentación, la oxigenación, las levaduras, las pre y post maceraciones, si se utilizó madera o no, la estiba en botella y el tipo de corcho, por nombrar sólo unos pocos ejemplos. Todos los ítems citados (y muchos otros) influyen activa y determinantemente en el gusto, color, y aroma del vino.

– Los vinos tintos del norte argentino poseen “más color” que los del sur del país, por el sol y el calor.

El sol ayuda claramente a la formación de color en los hollejos, así como también lo hace el viento. Tanto de un modo como del otro, la planta engrosa esas películas para proteger a las uvas de los rayos solares en un caso, y del viento en el otro. Eso explica porqué los tintos patagónicos poseen tan buen color, así como lo poseen los vinos de Salta a 2.000 metros de altura. Misma característica, motivos diferentes, en zonas opuestas.

La cercanía al mar, a las montañas, y a distintos accidentes geográficos, hacen claramente variar el clima, demostrando de este modo que cuando se habla, por ejemplo, de vinos de la Patagonia, se está englobando una región tremendamente amplia y dispar en una sola palabra, motivo por el cual debemos entender esa definición sólo como un marcador de procedencia, no como un indicador de las posibles características del vino. Esto mismo es aplicable a todas las regiones del país, y del mundo también.

Por Diego Di Giacomo
diego@devinosyvides.com.ar
Sommelier – Miembro de la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores

Comentar

comentarios

Temas relacionados