Faltan controles

Sería imposible que un autoelevador trabajase en la vereda. Pero lo hace a diario. Aquí están las pruebas.

En Alberdi 845 de la ciudad se ubica un corralón, como vemos en las imágenes y el autoelevador trabaja permanentemente en la vereda, destinada a los peatones, con el consecuente peligro para ellos, a pesar de los elementos sonoros que el vehículo posea.

Los eventuales peatones que pasan por el lugar, agotados ya de sortear la improvisada playa de carga del corralón, sobre la que no existe ningún tipo de control, si no ello no sucedería, pero esto se ha transformado en una situación cotidiana nos indican.

El lugar cuando trabaja la máquina tampoco esta vallado con los conos, y encintado advirtiendo al público del eventual peligro que ello ocasiona.La vereda es para los peatones, no para que extiendan la propiedad los comercios, y hagan uso y abuso de estas.

Agradecemos al vecino lector, las imágenes enviadas a nuestra redacción, para que hicieramos un llamado de atención a quienes deben ocuparse del tema y no lo hacen.

Temas relacionados