Fernández busca alcanzar un acuerdo de precios y salarios con gremialistas y empresarios

Una semana después del inicio de la “guerra” contra la suba de precios, declarada por el presidente Alberto Fernández, y en medio de la escalada inflacionaria, el Gobierno volvió a reunirse este jueves con empresarios y sindicalistas.

El encuentro, gestado a último momento, se desarrolló en la sede del Ministerio de Economía. Estuvieron el titular de esa cartera, Martín Guzmán y sus pares de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas y de Trabajo, Claudio Moroni; el titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja; y representantes de sindicatos como Héctor Daer, Carlos Acuña, y Andrés Rodríguez.

Luego de que se conociera que la cifra de inflación de febrero alcanzó el 4,5% y el 7,5% en alimentos, el Presidente anunció que arrancaría una “guerra contra la inflación”. Así las cosas, precios y salarios fueron los temas excluyentes de la reunión, que se prolongó durante escasos 40 minutos, desde las 20, en el salón Scalabrini del quinto piso del edificio, en la zona privada del ministro Guzmán.

El Gobierno busca desesperadamente avanzar en un pacto para garantizar la gobernabilidad en un contexto de alta volatilidad en los valores de los productos en el mercado, especialmente de los alimentos, y en el impacto en las negociaciones salariales. Al finalizar el cónclave, fuentes oficiales informaron que se trató de llegar a “consensos básicos y fundamentales para establecer una agenda de trabajo común, con el fin de generar propuestas de medidas dirigidas a enfrentar la inflación, garantizar el acceso de bienes y servicios básicos, promover la inversión pública y privada y fortalecer la recomposición de los ingresos reales de los trabajadores”.

Este jueves, Fernández aseguró que el desafío es que «la inflación no se coma los aumentos» para conseguir una mejor distribución del ingreso.

En esa línea, sostuvo que se está «produciendo mucho más, se está generando mucho empleo» pero no se está «logrando distribuir» y advirtió que «hay que corregir los salarios y que la inflación no se coma los aumentos».

Además, Fernández se refirió con especial atención al alza de los precios y, aunque figuradamente afirmó que «las balas» de la guerra europea «golpean» a la economía del país, reconoció que esa situación no es la causa de la inflación.

Temas relacionados