Filipinas volvió a destruir más de un millón de euros en coches de lujo

Como se suele decir “una imagen vale más que mil palabras”, solo que en este caso concreto vale más de un millón de euros. Filipinas lo ha vuelto a hacer: en su drástica lucha contra los contrabandistas de coches de alta gama, ha tirado de excavadora para mandar un mensaje de lo más contundente contra la importación ilegal achatarrando 21 deportivos entre los que se encontraba un McLaren 620R.

Para mayor difusión y por orden del presidente Rodrigo Roa Duterte, la Oficina de Aduanas de Filipinas (BOCP) no ha dudado en colgar dicho mensaje en sus redes sociales oficiales en forma de vídeo y jugosas fotos como ya hizo anteriormente con un Ferrari 360 Spider que hirió sensibilidades.

Aunque el Ferrari 360 Spider fue uno de los coches que más nos dolió ver destruidos por un bulldozer filipino, solo fue uno de los vehículos de la lista que integran más de 100 motocicletas, varios Corvettes, Jaguar, Bentley, BMW y un largo etcétera. Todos ellos tenían en común haber violado las estrictas leyes Filipinas en cuanto a importación.

Además, allí los impuestos pueden llegar a alcanzar la mitad del valor del coche, por lo que los contrabandistas emplean todos los trucos posibles para tratar de evadir al fisco. Pero si te dolió en su día ver al precioso cavallino hecho chatarra, prepárate para rabiar de impotencia.

El malogrado protagonista en esta ocasión fue un exclusivo McLaren 620R, de los que hasta ahora solo existían 350 unidades en el mundo. Valorado en 330.000 euros, es reducido sin piedad por una excavadora en pleno puerto de Manila ante la atenta mirada de funcionarios y periodistas.

En las imágenes solo se ven siete, pero en total fueron 21 los coches achatarrados por excavadoras en distintos puertos como el de Manila y el de Cagayan de Oro de forma simultánea. Entre ellos, un Lotus Elise, un Mercedes SLK, un Porsche 911 C2S o un Bentley Flying Spur. También varios Mitsubishi o Jeep. El valor total de la colección, ascendía a más de un millón de euros (unos 58,55 millones de pesos filipinos al cambio).

Pese a la brutalidad de los mensajes del presidente filipino, este es el segundo golpe en lo que va de año contra la importación ilegal, pues el pasado mes de febrero ya se destruyeron otros 17 coches con el mismo método en el mismo puerto de Manila y en el de Cebú.

Fuente motorpasion.com

 

Temas relacionados