Filtros para el automóvil

Para que el motor de un vehículo funcione bien, los fluidos de trabajo, como el combustible, el aceite y también el aire, se encuentren en un estado óptimo. Es realmente importante que los procesos de purificación del aceite, del combustible y del aire sean efectivos para que el coche funcione correctamente y su uso sea siempre fiable. Por esto, los sistemas de suministro de combustible y de aire incorporan unos filtros que se encargan de capturar las impurezas, como polvo, residuos, productos del desgaste de las piezas del motor, etcétera.

Normalmente, los vehículos llevan instalados 4 tipos de filtros:

Filtros de aire. Tienen una carcasa de forma redondeada o plana y dentro llevan unas fibras no tejidas con muchos pliegues. Muchas veces, se refuerza el filtro añadiéndole una rejilla metálica. Su área de filtrado es muy grande, gracias al gran número de pliegues que llevan. Así, se consigue una eficiencia de filtrado bastante alta. Se instalan estos filtros antes de la mariposa y del colector de
admisión. Recuerde siempre respetar los intervalos de cambio de los filtros que establece el fabricante del vehículo, porque cuando el filtro está limpio permite la entrada de una cantidad adecuada de oxígeno, algo de mucha importancia para la formación de la mezcla de aire y combustible.

• Filtros para el combustible. De este tipo, encontramos filtros gruesos y filtros finos. Normalmente, los filtros gruesos van instalados en el depósito de combustible. Realizan la limpieza del combustible de las partículas extrañas que pueda contener. Por otro lado, los filtros finos van instalados en la línea del combustible, ya sea en los bajos del coche o bajo el capó.

• Filtros de aceite. Estos filtros se instalan directamente sobre el motor y sirven para atrapar las partículas que se producen por el propio desgaste del motor, además de limpiarlo de otros contaminantes que puedan llegar del sistema de lubricación. Los fabricantes de automóviles están de acuerdo en que se deben cambiar estos filtros cuando se cambie el aceite del motor.

• Filtros de cabina. Existen coches que prescinden de ellos pero, actualmente, casi todos los vehículos fabricados llevan filtros de cabina instalados. Tienen la función de limpiar el aire entrante al habitáculo para los pasajeros de impurezas como la arena, el polvo, el polen de las plantas, los insectos, etcétera. Estos son unos filtros que se hacen de una material de filtrado parecido al de los filtros de aire. Por otra parte, existen modelos que también llevan partículas de carbón activado y que son capaces de realizar una limpieza del aire más exhaustiva todavía, además de reducir los malos olores que entran del exterior.

Debe respetar los intervalos de cambio de los filtros siempre, y realizarlo según se indica en el manual técnico del vehículo. Para garantizar el funcionamiento adecuado de todas las unidades del vehículo solo deben instalarse componentes de buena calidad.

El artículo ha sido escrito por www.Recambioscoches.es

Comentar

comentarios

Temas relacionados