«Final mafioso para una década Infame»/MARCELINO

por Fabian Forquera, Ignacio Conte y  Soledad Castellano Candidatos a concejales de Guaymallén por el Frente Cambia Mendoza.

Casi como salido de un libro de historia, si es que no sacaron ideas de uno, en Guaymallén regresamos a la época en la que en Argentina gobernaba la concordancia. El ex presidente Justo decía que se hacía fraude “solo en caso de ser necesario” y parece que en el Guaymallén de hoy, Lobos, lo consideró necesario.

El 19 de Abril se llevaron a cabo las elecciones primarias municipales en la mayoría de los departamentos de Mendoza, entre ellos, Guaymallén y es en éste  departamento que no se conocieron los resultados de los comicios hasta el 4 de Mayo.

Como en la llamada “Década infame” en Guaymallén se llevó adelante un proceso electoral que ya desde el inicio de la campaña se cubrió con un manto de dudas.

Nuestra historia comienza cuando se oficializan las listas y nos enteramos que la candidatura de Luis Lobos a intendente aparecía en  alrededor de una decena de colectoras, las historia continuo un mes antes de las elecciones cuando militantes del FIT (Frente de izquierda y de trabajadores) denuncian a los medios haber sido agredidos por una “patota” de militantes identificados con el concejal a cargo de la intendencia Luis Lobos, luego y con el aumento incesante del clima electoral un militante de Marcelino Iglesias candidato por el Frente Cambia Mendoza filma a un grupo de jóvenes que bajan un cartel de “Cambia Mendoza” y colocaban uno de quien conduce los destinos del departamento más poblados de Mendoza, Luis Lobos.

Las dudas continuaron durante la campaña con el excesivo gasto que realizó lobos y muchos salieron a pedir explicaciones de la procedencia del dinero, dudas que aún no se disipan ya que Mario Díaz (vocero de Lobos) en una entrevista radial tuvo un acto fallido diciendo que el dinero provenía de “proveedores” lo que corrigió diciendo que venía de “colaboradores”.

El día de la elección vimos con sorpresa el afán democrático del concejal a cargo de la intendencia, ya que contrató a 1000 trafics para trasladar a sus electores y así ahorrarle tiempo de su Domingo, luego durante la elección los fiscales partidarios detectaron la aparición de una lista que no estaba oficializada por la junta electoral, la H de Alejandro Abraham, que si bien la junta luego los dio como válidos muchas de estas boletas terminaron en los tachos de basura de los cursos a pedido de los fiscales del candidato Luis Lobos. ¿De responsables? Nada.

En los últimos días se dio a conocer de una urna que al abrirla en la junta electoral apareció sin las molestas respectivas y, ayer 4 de Mayo, la junta comunicó la impugnación de 9 mil votos, ¿ Y los votos de los vecinos, y su tiempo?, nada.

Ahora resulta que el presidente de la Junta al fraude le llama error en un acuerdo entre los tres poderes políticos de la provincia, queremos que la justicia investigue llegando a las últimas consecuencias. En Guaymallén se ha devaluado el valor del voto, el voto de 9 mil personas no vale nada, lo tiraron a la basura culpa de la entre dos peronistas.

Todo esto no hace más que reafirmarnos que el cambio viene de la mano de la transparencia en la gestión y con una justicia que lleve al banquillo a los fraudulentos, y que esa transparencia en la gestión debe comenzar desde el concejo deliberante convierndolo en un verdadero órgano de contralor hacia el poder ejecutivo municipal.

 

SE BURLA VOLUNTAD POPULAR

Marcelino Iglesias el candidato a intendente por Cambia Mendoza, precisó en su muro de Facebook lo siguiente:
«Después de idas y vueltas, denuncias, sospechas y repudio popular, finalmente la Junta electoral ya definió quién será nuestro adversario del FPV el próximo 21 de Junio.

Es lamentable que tenga que haber sido de esta forma, con sospechas de fraude, tretas y artimañas para burlar la voluntad popular y la elección de más de 9000 personas anuladas»

 

 

 

 

Temas relacionados