Fotografía: la posibilidad de recrear técnicas antiguas

Alejandra Cicchitti entrevistó a Andrés Bonafede, un fotógrafo apasionado por la conservación del patrimonio histórico y por la recreación de las viejas técnicas en fotografía. Está trabajando desde hace tiempo para abrir un Museo de la Fotografía de Mendoza.

Andrés Bonafede es diplomado en Investigación y Conservación de Archivo Fotográfico Documental y miembro de la Sociedad Iberoamericana de Historia de la Fotografía.

¿Cuánto hace que te dedicás a la fotografía?

Me inicié a los 15 años y trabajo con la fotografía química e histórica desde el 2012. Lo que hago es un abordaje integral desde la materialidad, la técnica, la historia y la conservación de la fotografía.

Puedo enseñar a manejar una cámara digital, o una con película, puedo capacitar a la gente para recrear un proceso fotográfico histórico, a conservar archivos… Creo que mi gran contribución tiene que ver con el rescate patrimonial, la puesta en valor de los procesos fotográficos históricos y la conservación de archivo fotográfico documental.

«Cámara fotográfica estereoscópica francesa producida por L. Gaumont y Cia. Año 1900»

¿Cómo te iniciaste en la fotografía antigua?

Cuando tenía 16 años leí un libro de química y me topé con un apartado que hablaba sobre fotografía. Así fue el primer acercamiento a la naturaleza química de la formación de la imagen y cuando hice mis primeras pruebas quedé completamente enamorado. Un vecino que se dedica a la óptica y a los instrumentos de medición me ayudó muchísimo en la parte de conocimiento técnico. Otro vecino me regaló los elementos de mi primer laboratorio blanco y negro y así fui sumando de a poco conocimiento y diversos materiales, aunque el aprendizaje fue siempre en forma autodidacta.

«Colección Andrés Bonafede. Cerro de la Gloria. 1924»

«Colección A. Bonafede. Rosedal. Parque San Martín. Fajardo. 1920»

¿Qué procesos fotográficos has realizado y estudiado?

Daguerrotipo -Papel Salado -Calotipo -Colodión húmedo -Cianotipo -Copia al carbón -Panotipo -Plumbotipo -Calitipio -Goma bicromatada -Gelatinobromuro de plata -Marrón Van Dike -Cromotipo -Blanco y negro contemporáneo.otip

¿Qué podríamos decir a propósito del daguerrotipo?

«El daguerrotipo, fue el primer procedimiento fotográfico anunciado y difundido oficialmente en el año 1839, desarrollado y perfeccionado por Louis Daguerre, y dado a conocer en París, en la Academia de Ciencias de Francia»

Considero importante remarcar que el último daguerrotipista que hubo en Mendoza partió en 1860. Desde ahora es posible practicar esta técnica en nuestra provincia, dado que dispongo de los materiales y conocimientos necesarios para hacer daguerrotipos (en Argentina solo 12 personas sabemos realizarlos).

«Colección A. Bonafede. Plaza San Martín. 1968»

¿En qué consiste el proceso del daguerrotipo?

Es un antiguo proceso fotográfico que se hace en planchas de metal plateadas con plata de metal pura, que puede tener un origen electrolítico químico, donde se utiliza cianuro de plata. Gracias a mis investigaciones he desarrollado un sistema muy innovador. El lugar de cianuro se utiliza una combinación química mucho más sencilla, económica y no tóxica, que permite obtener una superficie de plata que se abrillanta y sobre esa superficie espejada se realiza la aparición de la imagen.

Por eso a los daguerrotipos se los llama «espejos con memoria» porque cuando uno los mira puede verse así mismo en el brillo de la plata y al mismo tiempo puede guardarse la imagen. Presenté esta investigación el año pasado en el «XII Congreso Iberoamericano de Historia de la Fotografía» en Buenos Aires en octubre de 2019.

«Colección A. Bonafede. Foto Contempora. 1960»

¿Cómo encontrás los materiales para tu trabajo?

Para realizar mi trabajo en fotografía química y puesta en valor de procesos fotográficos debo comprar a varios distribuidores de insumos químicos los materiales que necesito y a esto se suman mi experiencia e investigaciones. Concentro mi atención en lograr un proceso fotográfico histórico de la forma más fiel posible al original, para luego intervenir y mejorarlo tanto como pueda. También son importantísimas las donaciones de fotografías que la realiza. De eso hablaré más adelante.

«Colección A. Bonafede. Cámara INARFO. Fabricación nacional 1940»

«Colección A. Bonafede. Hermanas 1930»

¿Estás en contacto con otras personas que también hacen esto?

Constantemente estoy en comunicación con fotógrafos de Argentina y de otras partes del mundo que usan procesos fotográficos antiguos. La idea es mantener viva la chispa y poder ofrecer soluciones a instituciones y archivos externos. Soy miembro de la Sociedad Iberoamericana de Historia de la Fotografía.

«Cámara fotográfica Kodak N°2 para película en rollo. Año 1917»

¿Qué dificultades encontrás en tu camino?

Uno de los problemas es el acceso a algunos materiales de origen químico, pero lo que más me afecta es la falta de conocimiento que tiene la gente sobre los sistemas fotográficos de antes y sobre el verdadero valor patrimonial que tienen sus fotografías. Además lamentablemente no encuentro instituciones (estatales, provinciales o privadas) que se interesen por mis investigaciones.

Accedo al material de trabajo a través de donaciones de archivos fotográficos privados, de colecciones familiares, aunque gran parte de las fotografías que atesoro provienen de la basura… Creo que la gente desconoce el valor patrimonial de los documentos fotográficos que guardan en sus casas.

En nuestra provincia la producción fotográfica ha sido muy prolífica y es una pena que los interesantísimos archivos de nuestros fotógrafos se estén perdiendo por falta de lugares para almacenarlos en condiciones apropiadas y que aseguren su supervivencia.

«Colección A. Bonafede. Sobres de entrega de negativos»

Me gustaría que la gente supiera que las fotos no son solo lindos objetos para ver, sino que cuentan la historia de nuestras vidas y que por ende deberían ser conservadas de la mejor manera.

¿Cuáles son tus satisfacciones?

La verdad es que han sido muchas a lo largo del tiempo. Las que más atesoro son dos: la emoción de las personas que asisten a los talleres que dicto en mi laboratorio y experimentan la magia que se produce en un cuarto oscuro, al ver cómo una fotografía aparece sobre un vidrio o un papel.

Y la otra es la gratitud que siento cuando una persona dona sus fotos familiares para continuar las investigaciones. El recibir una donación me genera por un lado una atmósfera de nostalgia y por otro una gran responsabilidad, porque mi compromiso es asegurar la sobrevivencia de esos recuerdos.

¿Estás desarrollando el proyecto de un Museo, verdad?

Sí, desde hace años vengo trabajando para materializar un Museo de la Historia de la Fotografía de Mendoza. Lo estoy armando en mi casa en Guaymallén. Este espacio exhibirá fotos e historias de nuestro pasado pero también dará la posibilidad a los visitantes de ser retratados con sistemas fotográficos de otras épocas, con cámaras y ópticas muy antiguas.

«Cámara de baquelita de fabricación nacional celebrando los 20 años de la llegada Gevaert a Argentina. Al momento del aniversario el kit venía dentro de una valija acompañada de un pequeño trípode de mesa de acero, 10 rollos de película y dos pinzas para el revelado»

Es muy importante sembrar en la conciencia ciudadana que las fotografías son fuentes inagotables de información para reconstruir el pasado. Esas fotos familiares cuentan sobre quiénes fuimos, cómo nos peinábamos, qué comíamos, dónde, etc. Por eso aconsejo fervientemente a todos que no tiren las fotos que están acumuladas en cajas o cajones y que las donen.

«Colección A. Bonafede. Termas de Cacheuta. Bejarano. 1930»

 

Mi proyecto acoge y acogerá archivos, máquinas e insumos de laboratorio, para que no terminen en el olvido y puedan ser exhibidos pronto a los mendocinos del siglo XXI y por supuesto a las futuras generaciones. Además estoy armando una mesa de estudios fotográficos históricos en Mendoza, con investigadores nuestros. Invito a todos a participar del archivo del Museo y a conocer la historia de nuestra provincia a través de la fotografía. Dejo aquí mi contacto para quienes deseen participar de una u otra manera: andresbonafede@gmail.com – 261 2522189

 

«Colección A. Bonafede. Flash de pólvora. Fabricación nacional. 1940» 

Por Alejandra Cicchitti/entrevista publicada en memo.com.ar

Comentar

comentarios

Temas relacionados